La ciudad
Martes 02 de Mayo de 2017

Por primera vez, las quejas por alquileres superaron a las que genera la telefonía

Aun así, en porcentaje los reclamos que más crecieron durante el 2016, un 110 por ciento, apuntaron a los servicios públicos, sobre todo a la EPE y Litoral Gas.

Por primera vez en décadas, los reclamos por temas vinculados a la vivienda y el alquiler superaron en la Oficina Municipal de Defensa al Consumidor a las que genera la telefonía. De hecho, durante el 2016 ambas problemáticas encabezaron el ranking de trámites en el organismo, seguidas por las que involucran a entidades financieras y grandes comercios. Sin embargo, en la comparación interanual las consultas que más crecieron, un 110 por ciento, apuntaron a los servicios públicos, producto de las fuertes subas tarifarias y el nuevo cuadro de subsidios. La Empresa Provincial de la Energía (EPE) se llevó la mayor cantidad de reclamos.

Los datos surgen del informe 2016 que la responsable de la Oficina, María Julia Bonifacio, presentará hoy ante el Concejo Municipal.

Esta vez el análisis recaerá sobre 5.975 presentaciones realizadas por rosarinos ante el organismo, un 37 por ciento más que las efectuadas durante el año anterior.

Sin duda, el dato más saliente del informe es que los problemas vinculados al alquiler esta vez desplazaron a los que causa la telefonía fija y móvil. De hecho, los trámites iniciados por temas de vivienda llegaron a 1.413 (30 por ciento más que durante el 2015), mientras que los ligados a internet y servicios telefónicos fueron 1.357 (13,6 por ciento arriba del año previo).

Las consultas y reclamos por locaciones (mayoritariamente familiares) representaron el 67 por ciento del total de los ligados a la vivienda. "Esto sin lugar a dudas refleja la dificultosa tarea de poder acceder a un inmueble, donde las exigencias por parte de los propietarios suelen ser desmedidas, y en muchos casos abusivas", reflexionó Bonifacio en el informe.

Los principales conflictos planteados refirieron a malas condiciones de la propiedad, rescisión anticipada, cobro de expensas extraordinarias y problemas en la entrega de las llaves, casi siempre al acercarse la finalización del contrato o una vez finalizado.

En el mismo rubro también hubo audiencias por ventas con el sistema de lote o a través de fideicomisos, tanto por incumplimientos en servicios pactados contractualmente como por vicios constructivos, e inconvenientes con administradores de consorcios.

En ese último caso, con una brecha cada vez más marcada "entre los administradores que adhirieron al registro y aquellos que no lo realizaron", señaló Bonifacio, lo que pone en evidencia que se trata de "una herramienta fundamental a la hora de resolver inconvenientes".

En un segundo puesto, con 1.357 presentaciones, quedaron las quejas referidas a internet y telefonía. Falta de servicio o de conexión, y atraso en la instalación y traslado de líneas fueron las motivaciones más frecuentes.

En relación con los celulares, hubo reclamos por publicidad engañosa respecto de la portabilidad numérica, cobro de servicios o cambio de plan no solicitados, y problemas con la facturación. También hubo denuncias por incumplimientos de los servicios técnicos.

En el tercer y cuarto lugar se ubicaron las consultas por problemas con entidades financieras (1.167) y comercios.

De hecho, los reclamos por servicios financieros no dejan de aumentar: en tres años (de 2013 a 2016) crecieron un 153 por ciento. Las principales razones apuntan a la imposibilidad de dar la baja a tarjetas de crédito y pólizas de seguros, desconocimiento de compras realizadas con plásticos, rectificación de datos, prescripción de deudas y solicitud de planes de pagos.

En cuanto a las 1.040 quejas originadas en el proceder de comercios (básicamente de electrodomésticos), la mayoría obedecieron a incumplimiento de ofertas, publicidad engañosa, trato indigno, falta de información, incumplimiento de garantías, demora en las entregas y planes de ahorro. Las ventas telefónicas y on line se llevaron una buena cuota del total.

Pero el salto porcentual lo dieron las quejas por servicios públicos, que entre el 2015 y el 2016 pasaron de 283 a 596, más del doble. ¿Las razones? Dudas y problemas con la facturación, sobrefacturación, cortes y baja o picos de tensión y presión. Sobre el total, la EPE se llevó el 43 por ciento de las denuncias, Litoral Gas el 35 por ciento y Aguas Santafesinas el 20 por ciento.

Esta vez hubo, además, 402 reclamos por prestaciones y servicios municipales.


Descentralización

La titular de la Oficina Municipal del Consumidor, María Julia Bonifacio, destacó que durante el 2016 se avanzó con paso firme en el proyecto de "descentralización" del organismo. Hubo una "muy buena recepción por parte del rosarino, que volcó en un 15 por ciento de sus reclamos en los distintos distritos", señaló la funcionaria.

Comentarios