La ciudad
Miércoles 05 de Abril de 2017

Policías que actuaron en barrio Toba tenían causas por apremios

Están en esa situación tres de los seis efectivos investigados por la Fiscalía. El jefe de la UR II prestó declaración ante el fiscal de Flagrancia.

Tres de los seis policías que el domingo pasado participaron en el violento operativo en el barrio Toba de la zona oeste, a quienes se les abrieron causas por apremios ilegales, ya contaban con antecedentes por este tipo de delito. Así lo confirmó el fiscal Gustavo Ponce Asahad, quien detalló que esas investigaciones son llevadas adelante por la Fiscalía de Violencia Institucional. Ayer, el fiscal le tomó declaración al jefe de la Unidad Regional II, Marcelo Villanúa, con el objetivo de que formalizara las declaraciones que desde el domingo a esta parte realizó ante distintos medios de comunicación.

   "El personal policial que está siendo investigado por apremios reviste bastantes causas en trámite. Todas tienen que ver con el ejercicio de la función policial", dijo ayer Ponce Asahad.

   Los policías de Comando Radioeléctrico investigados son los que primero llegaron al barrio y dieron inicio al procedimiento —Víctor H. y Walter B.—, y otros cuatro que se sumaron al operativo: Ayelén S., Fabián B., Oscar V. y Estela C.. A todos ellos, que son quienes firmaron el acta policial que dio origen al proceso, se les abrieron causas por la posible comisión del delito de apremios ilegales.

   De ellos, hay tres que están siendo investigados en causas anteriores. "Tienen antecedentes penales, no antecedentes condenatorios", remarcó el fiscal. Esas causas tramitan en la Fiscalía de Corrupción y Violencia Institucional, a cargo de Karina Bertocci.

"Villanúa fue citado a raíz de sus declaraciones públicas donde ha hablado del procedimiento", explicó Ponce Asahad en relación al jefe de la Unidad Regional II.

Irregularidades

El punto de partida de la investigación fue el acta de procedimiento firmada por los seis policías investigados. El fiscal había ordenado a la policía remitir ese documento a Fiscalía el mismo domingo, a las 17. La entrega del documento ocurrió dos horas y media más tarde.

   El acta da cuenta de la versión policial de los hechos. Habla de que los efectivos del Comando Radioeléctrico quisieron identificar a cuatro jóvenes que se resistieron. Cita una persecución y una turba de vecinos que agredieron a los uniformados. Eso fue lo que también sostuvo Villanúa.

   Por el otro lado están los vecinos del barrio, que cuentan una versión completamente opuesta. Hablan de amedrentamientos por parte de los efectivos, de apremios ilegales, insultos, disparos intimidatorios e irrupciones de los uniformados en algunas viviendas sin autorización judicial.

   "Se registraron algunas irregularidades. Una es que los policías se llevan a los detenidos del barrio a las 8.30 aproximadamente. La comisaría 19ª, adonde los tenían que llevar, está a unas 15 cuadras. No llegaron hasta allá hasta las 9.30. Estuvieron una hora para hacer un trayecto muy corto", dijo la defensora oficial, Laura Maenza.

   Además, la defensora explicó que la policía no le informó que había gente detenida que requería defensa. "Yo me enteré a las 11.52 a través de un grupo de WhatsApp que tenemos con otros defensores que se habían enterado de lo que había pasado por las redes sociales", aseguró Maenza, quien ayer a la mañana acompañó a Ponce Asahad al barrio Qom de Rouillón al 4400, donde se realizó una inspección ocular.


Comentarios