La ciudad
Jueves 02 de Marzo de 2017

Polémica por el quite de un cargo docente en una escuela de V. G. Gálvez

Está en populoso barrio Coronel Aguirre. Desde Educación argumentan que es por falta de matrícula. Amsafé busca revertir la medida.

El Ministerio de Educación de Santa Fe le quitó un cargo docente a la Escuela Nº 1.204 de Villa Gobernador Gálvez por baja matrícula. Amsafé Rosario sostiene que "los alumnos no son números" y no abandona el pedido para que se revierta la decisión oficial. Una medida que abre el debate sobre condiciones de aprendizaje y enseñanza.

A principio del mes pasado la Escuela Nº 1.204 Ingeniero Mosconi de barrio Coronel Aguirre se enteró que el Ministerio de Educación había decidió quitar un cargo docente y trasladarlo a otra primaria de la misma ciudad.

Enseguida, docentes, padres y directivos, acompañados por la seccional local de Amsafé, se movilizaron hasta la Regional VI de Educación para evitar tal determinación. Los números de Educación hablan de 717 alumnos, pero los docentes aseguran que son más de 900 chicos los anotados para este ciclo.

En esas idas y venidas hasta la delegación local de la cartera educativa, fueron recibidos —en distintas oportunidades— por la jefa de supervisoras Analía Torres y la coordinadora pedagógica Raquel Zapata. La semana pasada y en diálogo con LaCapital, Zapata había asegurado que la intención del Ministerio "es siempre incluir", y dejó abierta la posibilidad de revisar los números, que en ese momento alcanzaban a 964 alumnos y que traducidos a cantidad de secciones, arrojaba "unos 26,77 chicos por grado".

El anuncio duró poco y en la misma semana se notificó a la Primaria Mosconi del trasladado del cargo observado a la Escuela Nº 1.117 de esa misma localidad, que necesita más maestros. La jefa de supervisoras, Analía Torres, dijo a este medio que "no se trataba de una decisión tomada de un día para otro", y que "los supervisores hace tres años que vienen trabajando para incrementar la matrícula" en la 1.204.

También aseguró que los números aportados por la escuela no coinciden con los que arroja el sistema informático (conocido como Sigae), libros de promociones y asistencia.

"Lo que arroja el sistema hoy —por el jueves de la semana pasada— son 717 alumnos, lo que me da un promedio de 20 alumnos por aula". Pero, desde Amsafé Rosario, se asegura que se ha seguido inscribiendo desde el 10 de febrero en adelante, que hay 102 chicos nuevos solo para primer grado, y que eso no es considerado. Hay que saber que las escuelas actualizan al 10 de cada mes en el Sigae la cantidad de alumnos que tienen.

Podrían revisar la decisión

Consultada por esas diferencias de matrícula, por lo menos desprolijas (en el mismo mes se habló de 717, 841 y 964 alumnos), Torres argumentó que el Ministerio se rige por los datos que arroja el Sigae, el día a día y no descartó revisar la decisión de sostener el cargo desplazado: "Lo que queremos es que los chicos estén dentro de la escuela y si hay chicos fuera, y nosotros vemos que cuando comiencen las clases la matrícula es abultada revemos la medida, pero esto es al día a día. La foto de hoy es esta".

Y agregó: "Tenemos que pensar en una cuestión igualitaria, los números con los que trabajamos son de 20 a 24 (chicos por salón). No está mal. Además nosotros damos sugerencias a nivel organizativo al tiempo que somos respetuosos de cómo los equipos directivos organizan sus plantas escolares".

Quitar un cargo docente implica reacomodar grados, sobre todo unificarlos. Al ser requerida si todo este movimiento de unificar o dividir secciones, durante el año lectivo no tiene consecuencias pedagógicas para chicos y docentes, Torres consideró que no: "No hay problemas en esto de refuncionalizar a los docentes. Si el trabajo se hace en equipo, si es colectivo e institucional no hay quiebre".

Si bien, la decisión del traslado ya es un hecho, la secretaria de Cultura de Amsafé Rosario, Mercedes Castro, adelantó que están convocados para hoy por el Ministerio para seguir analizando la situación.

Calidad educativa

Desde Amsafé consideran que este tipo de medidas, donde sólo se ven los números y no los chicos, "ni incluyen ni aseguran calidad educativa".

Tampoco tienen en cuenta "la realidad educativa de vulnerabilidad de estas escuelas" y menos las situaciones laborales del magisterio.

La Escuela 1.204 está ubicada en un barrio socialmente vulnerable de Villa Gobernador Gálvez, con familias de bajos recursos, sin trabajo estable, y donde muchos de los chicos son parte del cirujeo diario. Una realidad que los educadores siempre piden atender cuando se habla de matrícula escolar, y condiciones de enseñanza y aprendizaje.

Comentarios