La ciudad
Jueves 27 de Abril de 2017

Pidieron agravantes por violencia de género

En el juicio que terminó condenando a un hombre de 57 años por querer tirar desde la terraza a su hija sobrevoló la violencia de género, con sus agravantes penales. Aunque ni en primera instancia ni en la Cámara de Apelaciones obtuvo los votos para prosperar.

Para el fiscal Miguel Moreno ,"en los motivos que lo llevaron a delinquir subyacen cuestiones de género. El principal motivante de la conducta de (César) Frate fue forzar a la señora Aurora a reiniciar una relación terminada".

La querella suscribió esa figura y señaló que la relación de Frate con Aurora era un "calvario desde que finalizó". Hizo alusión a los mensajes de whatsapp intercambiados "que denotan la turbulenta y violenta relación entre ambos y que Frate nunca entendió que la relación había terminado y buscaba manipularla, perseguirla y denigrarla".

Para la querella, "toda la conducta de Frate se subsume en violencia de género: un sujeto que somete a otro porque por su género es considerado inferior".

En otro tramo de su argumentación plantearon que el día del incidente "Frate violó la prohibición de realizar actos de hostigamiento o violencia que afecten al grupo familiar" que había dictado un Tribunal de Familia local.

Según la camarista Carina Lurati "en la amenaza que tiene a la señora Aurora como víctima, en el abandono que tiene a la niña como víctima, la cosificación que en ambos delitos tienen a la niña como instrumento para lograr que la señora actúe conforme a los intereses del señor Frate, se trasluce lo que la doctrina internacional y nacional trata como cuestión de género".

Para Lurati, esa figura "tiene una sola lectura: el valor como protección desde el Estado y el disvalor frente a la afectación".

Comentarios