La ciudad
Sábado 18 de Octubre de 2008

Piden retirar una foto de Superman besando a Cristo que está expuesta en el Castagnino

Un abogado católico se sintió ofendido por la exhibición en el Museo Castagnino de un fotomontaje del artista Mauro Guzmán en el que se ve a un Superman besando en la boca a un Cristo (el propio artista) y le mandó una carta documento al intendente para exigirle que lo retire. Asegura que es "una provocación" y que si no lo levantan irá a la Justicia. 

"Eso es una provocación innecesaria a los principios rectores del catolicismo. Si se hubiera colgado una estrella de David, hasta el gobernador hubiera salido a hacer declaraciones públicas. Le solicité por carta documento al intendente (Miguel Lifschitz) que tenga a bien ordenar el retiro inmediato de la obra y que me exima de acudir a la vía judicial". Así de escandalizado se lo escuchó ayer al abogado Guillermo Grisolía, de 33 años y católico practicante, quien reaccionó tras ver la obra "La historia de amor más grande, más bella y más heroica de todos los tiempos", que se exhibe en el Museo Castagnino. Se trata de un fotomontaje del artista plástico rosarino Mauro Guzmán en el que se ve a Superman besando en la boca a Cristo (personificado por el propio artista).

El pedido de Grisolía ya huele a polémica. La tercera en la ciudad, si se tiene en cuenta que en otras oportunidades las solicitudes de retiro de obra cayeron respectivamente sobre los trabajos de los artistas Mónica Castagnotto y León Ferrari (ver aparte).

El secretario de Cultura del municipio, Fernando Farina, anticipó que "las críticas serán tenidas en cuenta", pero señaló que "de ningún modo se está pensando en retirar la obra", que fue adquirida el año pasado por el museo, está valuada en unos 2 mil dólares y es parte de su muestra permanente. "El arte también es provocación, y hasta entiendo que haya gente a la que le moleste la imagen, es una de las tantas reacciones posibles. Pero estamos en defensa de la libertad de expresión de cualquier manifestación. Censurar imágenes de una película sería inadmisible, ¿no? Aquí ocurre lo mismo, pienso que realmente ofenden más algunas imágenes de la televisión, pero no por eso considero que haya que eliminarlas", argumentó el funcionario.

Quien enterado de la protesta de Grisolía también dialogó con LaCapital fue el creador de la obra. Guzmán dijo que había leído la carta de lectores publicada en este diario el martes pasado, titulada "Una muestra de mal gusto" y firmada por Carlos Bianchi. "Pensé que se trataba de la misma persona, pero veo que no. La carta me parece correcta porque critica mi obra, pero de ningún modo pide que la censuren; una postura muy distinta a la del señor que envió la carta documento al intendente. La verdad es que este hecho me angustia, la obra fue expuesta en Buenos Aires, Bahía Blanca y Londres y no provocó este tipo de reacciones. Mi trabajo es serio, no busco el efecto ni ofender a nadie: trabajo con el cómic dos íconos de poder", aseguró Guzmán, el artista de 31 años que experimenta con la plástica, el teatro, la foto y el video.

Es más, hasta ganó este año el máximo galardón de la 17ª feria de arte contemporáneo ArteBa a las artes plásticas, que se realizó en La Rural de Buenos Aires.

Foto de la foto. Grisolía relató que acudió al Castagnino luego de escuchar en el bar de Tribunales que algunos colegas hablaban de la muestra. "Me paré un largo rato a observar, porque no soy perito en arte. Le saqué fotos con mi celular e inmediatamente redacté la carta documento que envié ayer (por el jueves) al intendente y que también le remití por fax a su despacho. También me comuniqué con el vicario general del arzobispado para que se analice el tema", contó el abogado que cursó su carrera en la universidad pública, es ex alumno del colegio Los Arroyos y participó en 1999 —junto a otros fieles— de un rezo del rosario al pie del Castagnino en desagravio a otra obra que alternaba imágenes de la Virgen María con órganos sexuales femeninos.

Comentarios