Violencia
Miércoles 21 de Diciembre de 2016

Piden duras sanciones a un bar de Pichincha por un incidente con un menor

Una mujer denunció que un empleado del local agredió a un chico que estaba vendiendo fibrones, y el concejal Comi pidió que "apliquen en forma inmediata sanciones ejemplificadoras de esta barbaridad".

Una mujer denunció que en un bar de Pichincha un hombre sacó a un chico que se encontraba en su interior "a la rastra, lo tiró contra la puerta y le dio una piña en el estómago" y la consecuencia podría ser una dura sanción contra el comercio. Tras conocer el hecho el concejal Carlos Comi exigió que se "apliquen en forma inmediata sanciones ejemplificadoras de esta barbaridad".
Comi sostuvo que "la violencia física nunca es justificable, pero mucho menos se entiende la bestialidad de cometer agresiones físicas a un pobre niño de diez años que estaba vendiendo fibrones para poder pagarse un plato de comida. Por este motivo exigimos una urgente inspección del local y las averiguaciones del caso para que, de quedar verificado el suceso, se apliquen en forma inmediata sanciones ejemplificadoras de esta barbaridad".
"Violencia contra un niño de 10 años que vende fibrones. Fuimos testigos, un horror. Todavía estoy temblando", escribió Melina en su cuenta Facebook tras obsevar el hecho que tuvo como protagonista a personal del bar Taco Box.
Por su parte, el comercio en cuestión aclaró en su cuenta de la red social Facebook que tomó medidas por el incidente que se produjo en la noche del martes.
Su desargo fue el siguiente:
"Ante el hecho ocurrido ayer en el local, en el que un empleado de la empresa tuvo una actitud violenta con Jesus, queremos hacer públicas nuestras mas sinceras disculpas en nombre de Taco Box por la pésima actitud que tuvo esta persona. Nada mas lejos de nuestro accionar que golpear o agredir físicamente a una persona, menos aun, a una mujer o a un niño.
"Tenemos protocolos e instructivos para este tipo de situaciones, pero claramente no se respetaron y nos hacemos cargo de ello, así como también de asumir el compromiso de hacer un repaso profundo de los mismos, para evitar que una situación así vuelva a ocurrir a futuro.
"El cocinero en cuestión ya fue suspendido a la espera de una decisión final, y la denuncia policial realizada, pero al margen de esto LO QUE MAS NOS INTERESA es dar con Jesus y pedirles disculpas de manera personal y de parte de el resto de las personas que trabajan en el local. Y si es posible darle una ayuda en lo que necesite para que pueda pasar unas lindas navidades.
"Cualquier ayuda que nos puedan brindar para dar con su paradero, sea un teléfono o dirección por privado, es bienvenida. Reiteramos nuestras mas sinceras disculpas, de corazón, y nuestro repudio total a la violencia".





Embed

Comentarios