Accidente en la ruta 33
Jueves 02 de Marzo de 2017

Pese a la caducidad, Monticas sigue vendiendo pasajes interurbanos

Aprovecha sus líneas interprovinciales para emitir boletos de viajes entre localidades santafesinas, algo que está prohibido.

Los usuarios santafesinos están viendo por estas horas con asombro y desconcierto cómo la empresa Monticas, a la que se le sacó la concesión del servicio interurbano de pasajeros, vende boletos para viajar dentro del territorio santafesino aprovechando sus líneas interprovinciales, que siguen en funcionamiento. Mientras ya se puso a prueba el plan de contingencia para remplazar con otras empresas los servicios que la provincia le dio de baja a Monticas, pueden verse los coches de la firma circulando por autopistas y rutas que atraviesan la provincia, y en algunas localidades se puede comprar un pasaje a otras del mismo territorio santafesino, algo expresamente prohibido luego de que se le quitara la concesión.

"Se anuncia «a Laboulaye» (provincia de Córdoba) puede leerse en el pasaje que un enviado de este diario sacó en Chabás con destino a Firmat. Aunque nadie ignora que la decisión del gobierno santafesino no afecta la prestación del servicio interprovincial que brinda la compañía hacia localidades cordobesas o DE Buenos Aires, también es cierto que se están vendiendo boletos dentro de Santa Fe en unidades que cuentan con habilitación nacional para ser afectados a viajes interprovinciales.

"Monticas no puede operar en recorridos de origen y destino dentro de la provincia", dijo taxativamente el secretario de Transporte de Santa Fe, Pablo Jukic. Y abundó: "En el caso de los interprovinciales, tiene expresamente prohibido vender pasajes entre localidades santafesinas. Podés comprar un pasaje a Río Cuarto, pero no a Rufino, que es una parada intermedia", ejemplificó. Ayer, este diario constató que esto se sigue haciendo en algunas localidades, aunque en Rosario, por ejemplo, no se está haciendo (ver aparte).

"Están saliendo normalmente". Esa fue la respuesta que recibió un cronista de este medio al comunicarse telefónicamente en carácter de usuario con la estación de ómnibus de Firmat para consultar si funcionaban los servicios hacia Venado Tuerto y Rufino. Y esa situación de "aparente legalidad" pero totalmente ilegal, se repite en otras comunidades del sur santafesino, como luego pudo constatarse. Esta situación resulta por lo menos "confusa", especialmente para los habitantes de Casilda y Zavalla que tras el trágico choque del viernes pasado sobre la ruta 33 entre dos colectivos de Monticas, con el saldo de 12 muertos que en su mayoría vivían en ambas localidades, se movilizaron en demanda de Justicia y por mayor seguridad en el servicio de transporte.

"Que le hayan quitado la concesión fue un acierto, pero en realidad lo que estamos viendo es que sus vehículos sólo dejaron de entrar o pasar por Casilda, Zavalla, Pujato o localidades de la ruta 9 como Carcarañá, pero siguen andando y recaudando dinero por gran parte de la provincia como si nada hubiese pasado". Así reflejaron su sensación de "desconcierto" no pocos casildenses consultados por LaCapital y que esperan que la provincia apure gestiones ante la Comisión Nacional de Regulación del Transporte para reclamar que Monticas también se vea impedida de seguir adelante con los servicios interprovinciales que también le estarían facilitando el traslado de usuarios dentro del territorio santafesino.

En tanto, en la terminal de Casilda no surgieron ayer prácticamente problemas para contener la demanda de viajes hacia Rosario y otras localidades de la zona cuyas prestaciones están siendo brindadas por las empresas Los Ranqueles, Santafesina, y Tata Rápido. Personal de ventanilla admitió que a partir de los cambios instrumentados hubo varias consultas de usuarios, aunque "no hubo mayores inconvenientes" para satisfacer las necesidades con el refuerzo de frecuencias.

Claro que al no haber comenzado todavía las clases en la Facultad de Veterinarias —sólo se puso en marcha un cursillo para ingresantes y se está tomando exámenes— ni tampoco en la Agrotécnica y el Instituto del profesorado que también funciona en Casilda, no hubo el movimiento que suele registrarse en plena época de cursado. Pero todo indica, que no surgirían sobresaltos, al menos en el tramo Casilda-Rosario.

Ruta 92

El trayecto que mayor impacto sufrió con la baja de Monticas es el que une a Casilda con otras localidades santafesinas situadas sobre la ruta provincial Nº 92 como Los Molinos, Arequito, San José de la Esquina y Arteaga. Si bien esa prestación ahora la garantiza la firma Los Ranqueles, sólo quedaron seis frecuencias horarias con salida desde Casilda (9.42, 11.50, 14.30, 17.30, 20, y 23.10) en relación a las ofrecidas antes, cuando sólo Monticas sumaba diez.

Además de Los Ranqueles, Santafesina, y Tata Rápido, que ingresan o salen desde la terminal local también recogen pasajeros sobre la ruta 33 en jurisdicción de Casilda las firmas Arito y La Verde.

Tras regir la caducidad de la concesión ya no entran ni circulan más por Casilda vehículos de Monticas, pero sí se movilizan en jurisdicción santafesina por otras vías como, por ejemplo, la autopista Rosario-Córdoba hasta enlazar con la ruta 178 para luego bajar a la provincial 92 a la altura de Los Molinos con dirección a Arteaga y localidades cordobesas, levantando pasajeros a lo largo del trayecto. Y lo mismo sucede con la línea que también viene por autopista, que tras tomar por la 178 recién baja en jurisdicción de Sanford para empalmar con el corredor de la 33 con sentido hacia Venado Tuerto, para luego de atravesar tierras santafesinas salir hacia poblaciones cordobesas.

Comentarios