La ciudad
Sábado 03 de Diciembre de 2016

Pasajeros varados y vuelos desviados a Buenos Aires por la rotura de un remolcador

El aeropuerto local estuvo inoperable ayer cerca de cuatro horas al salir de servicio el único vehículo que moviliza a las aeronaves.

El Aeropuerto Internacional de Rosario estuvo ayer cerrado cerca de cuatro horas y dos vuelos debieron ser desviados a Aeroparque luego de que una aeronave quedó varada en la pista por la rotura del tractor que debía remolcarla hasta la plataforma operativa. La falla dejó en evidencia la precariedad con la que se está trabajando en la terminal aérea y sembró de dudas qué pasará en breve, cuando se dupliquen los servicios en plena temporada.

   Los inconvenientes se desataron minutos después del mediodía, cuando el vuelo 2801 procedente de Salta tocó pista y, luego de apagar los motores, la tripulación se dispuso a esperar que llegara el tractor (su nombre técnico es push back) que lo llevaría hasta la plataforma, el sitio en el que los pasajeros finalmente descienden de la aeronave.

   Esa operatoria se decidió a raíz del deterioro que presentan las dos calles de rodaje de la terminal aérea, que están afectadas por grietas y fisuras. Por eso los aviones son remolcados con este tractor. El objetivo es que las aeronaves apaguen sus motores para evitar que las turbinas puedan succionar algún trozo de material que podría generar serios inconvenientes técnicos.

   En eso estaba ayer el tractor cuando un desperfecto en el motor lo dejó fuera de servicio. Como consecuencia, el vuelo 2801 quedó detenido en la pista, lo que dificultó el aterrizaje de otras aeronaves.

   Tal fue el caso del vuelo 1802 de Aerolíneas procedente de Bariloche, que tuvo que ser direccionado a Aeroparque. Esa máquina debía aterrizar en Fisherton a las 13.10, pero terminó en Buenos Aires porque la pista quedó inoperable a raíz de la presencia del otro avión, que no pudo ser remolcado.

   Lo mismo le sucedió al vuelo 1842 de la misma línea aérea que venía de El Calafate.

   Mientras tanto, los pasajeros que tenían que tomar vuelos con destino a Córdoba, Bariloche y El Calafate quedaron varados en Rosario. Las imágenes de gente sentada en las escalinatas, los pasillos y superpoblando el bar llegaron con velocidad. Las quejas también.

   "Vergüenza el aeropuerto de Rosario. Rota la pista. Somos cientos esperando", lanzó en la red social Twitter una de las tantas usuarias que quedó frenada en la ciudad a raíz del desperfecto del único tractor con el que cuenta el aeropuerto para remolcar las aeronaves.

Denuncias. El precario estado con el que se está trabajando en el aeropuerto local había sido denunciado el pasado 24 de noviembre en La Capital por un grupo de pilotos. Sin medias tintas, habían señalado que el incremento de dos a diez vuelos de aviones comerciales diarios aceleró la rotura de las de la pista, "lo que no permite el movimiento natural de los máquinas, así como la presencia de gran cantidad de piedras sueltas, que pueden ser absorbidas por los motores con las consecuencias del caso", apuntaron.

   En ese orden, habían apuntado que la decisión de poner en servicio un tractor para mover las aeronaves ocasiona "demoras y congestionamiento en todos los movimientos de las aeronaves y el consiguiente malestar de los pasajeros, fácilmente observable en horas del mediodía", explicaron.

   Eso fue lo que se vivió ayer, cuando minutos después del mediodía se rompió el tractor y cientos quedaron varados.

   Los pilotos habían apuntado que el deterioro de la plataforma provoca que todos los aviones de menor porte no puedan estacionar allí y deban hacerlo en la zona de hangares, "cuyo suelo no está en condiciones ni debidamente señalizado, y sin personal suficiente que los ordene, ocasionando un caos en el movimiento, con peligro para los pasajeros y los mismos aviones". Es más, a muchos se los deriva al pasto, y cada vez que llueve se entierran.

   Un día después, el directorio que administra la terminal aérea admitió que "a partir del notable incremento del tránsito aéreo desde julio de este año, que trajo la presencia de aviones de mayor porte y tonelaje, se observó lógicamente un deterioro de las losas, por lo que desde un primer momento se realizaron tareas de mantenimiento".

   No obstante, el titular del directorio, Raúl Garo, admitió que pedirán el cierre de la terminal en marzo para realizar todas las reparaciones necesarias. Mientras tanto la terminal aérea opera así: con un tractor que, cuando se rompe, la deja fuera de servicio.

Comentarios