La ciudad
Miércoles 10 de Mayo de 2017

Otra vez sacaron las garitas policiales y dicen que no volverán

A pesar de que al inicio de la gestión Lifschitz se habían reacondicionado, ahora optaron por retirarlas y reemplazarlas por agentes de a pie.

Fueron el emblema de varias gestiones, quedaron por años en el olvido y resurgieron en el actual gobierno provincial por tercera vez. Sin embargo, hoy son parte del recuerdo de los rosarinos. Las garitas policiales en la peatonal Córdoba y en la esquina de San Martín y San Luis dejaron de existir hace varios meses y en su reemplazo el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, dispuso que 27 binomios policiales recorran a pie el área central. "Vimos que las garitas no eran muy útiles, los uniformados no estaban allí demasiado tiempo y la gente no los encontraba. Entre los caminantes y los carritos eléctricos estamos haciendo prevención dinámica", fundamentó el funcionario.

La instalación de los refugios policiales en las peatonales comenzó durante la gestión de Carlos Reutemann, cuando Esteban Borgonovo era ministro de Gobierno. Fueron inauguradas el 2 de octubre de 2002 con la vieja idea del vigilante de la esquina, en medio de la crisis económica.

Se trató de cubículos hexagonales pintados de gris con ventanales de vidrio que fueron montados por peatonal Córdoba en las intersecciones con Laprida, San Martín y Paraguay. Y por la peatonal San Martín en el cruce con San Luis. Una idea que buscó recuperar el espacio público, pero que perdió fuerza tras los múltiples cambios en la conducción de la policía.

Doce años después, luego de denuncias que daban cuenta de que estas estructuras habían sido vandalizadas y se habían convertido en baños públicos y basureros improvisados, fueron retiradas.

Lo que pocos imaginaron fue que a fines de diciembre de 2015, pintadas de azul, con el escudo policial y con otra estética; las viejas garitas policiales serían parte de los primeros meses de gestión del gobierno de Miguel Lifschitz. Pero esto tampoco duró. Como dice el refrán: nada es para siempre.

"Hace un tiempo tomamos la decisión de retirarlas porque pusimos caminantes y autos eléctricos para desarrollar una prevención dinámica", explicó el ministro Pullaro.

El funcionario admitió que en las garitas "(los policías) estaban estáticos y no se veían. Preferimos poner a los caminantes parados en diferentes puntos del centro".

En concreto, la vigilancia preventiva la Unidad Regional II se lleva adelante en el centro de la ciudad con tres autos eléctricos policiales y 27 binomios de uniformados pertrechados con chalecos flúo.

Los agentes están apostados en la peatonal Córdoba, por avenida Pellegrini y por bulevar Oroño. Además, el plan contempla el refuerzo de otros binomios en el casco histórico por horarios y de acuerdo a determinados eventos, totalizando en algunos momentos 50 binomios en toda la zona central.

"A las garitas las mejoramos cuando arrancó la gestión porque era una decisión que se había tomado previo a nuestra asunción en el ministerio. Vimos que no eran demasiado útiles, que (los policías) no estaban mucho tiempo allí; por eso adoptamos la idea de desplegar en el centro a los agentes de las nuevas promociones de Orden Urbano", destacó Pullaro.

Confusión

La remoción de las garitas policiales no pasó inadvertida en el Concejo Municipal. El titular de la comisión de Seguridad, Diego Giuliano, consideró que el retiro de las estructuras "es parte de la confusión que tiene en materia de seguridad el socialismo. No se entiende a dónde van. Un día ponen las garitas, ahora las sacan. Tienen asesores que quieren una policía fragmentada en 54 jefaturas y otros en una sola conducción en toda la provincia. Dicen fortalecer las comisarías pero después plantean dejar sólo 6 supercomisarías", consideró.

Por su parte, el edil del PRO Gabriel Chumpitaz avaló la idea de retirar las garitas. Las calificó de "obsoletas" y "con poco uso; más que como baño público".

En ese orden, se inclinó por un esquema preventivo compuesto de caminantes y motocicletas policiales. "Hace 50 años había garitas y placeros en las plazas, hoy la dinámica es distinta. Soy partidario de una policía dinámica con patrullaje por cuadrículas. Santa Fe tiene 22 mil hombres (policías). El problema no es la cantidad sino el profesionalismo y los bajos salarios", sentenció.

Comentarios