La ciudad
Jueves 23 de Febrero de 2017

Nuevas estrategias para la convivencia

Ni acumulación de sanciones, ni faltas reiteradas son motivo para que una escuela deje de matricular a un alumno. Y si bien en varios colegios las amonestaciones aún gozan de buena salud, hace tiempo que desde el Ministerio de Educación provincial se impulsan otras estrategias para regular la convivencia, más reparadoras que punitivas.

Ni acumulación de sanciones, ni faltas reiteradas son motivo para que una escuela deje de matricular a un alumno. Y si bien en varios colegios las amonestaciones aún gozan de buena salud, hace tiempo que desde el Ministerio de Educación provincial se impulsan otras estrategias para regular la convivencia, más reparadoras que punitivas.

Para el director del Servicio de Enseñanza Privada, Carlos Bataino, "los adolescentes actuales requieren estrategias diferentes y otras formas de intervención frente a la transgresión de los reglamentos. La escuela secundaria es obligatoria y los jóvenes tienen el derecho de asistir a la escuela que elijan, nosotros apoyamos con políticas que favorezcan su permanencia y su aprendizaje dentro de la institución".

El funcionario advirtió que en la población estudiantil del secundario se da una importante migración de alumnos de un colegio a otro, sobre todo entre el 2º y 3º año de la secundaria. Los cambios de colegio se relacionan tanto con cuestiones laborales o sociales familiares, como "con la búsqueda permanente que hacen los adolescentes en la construcción de su personalidad".

Comentarios