La ciudad
Sábado 01 de Abril de 2017

Música y danza en la calle para exigir una escuela con más seguridad

Los alumnos de la Nigelia Soria llevaron su reclamo hasta la sede local del Ministerio de Cultura tras la caída de un tubo de luz sobre tres estudiantes.

Con música, danza, carteles y el reclamo fuerte de que estar en la escuela no debe significar ningún riesgo, los estudiantes secundarios de la Escuela Provincial de Danzas Nigelia Soria Nº 5.032 se movilizaron ayer desde la sede de Viamonte al 1900 hasta las oficinas del Ministerio de Innovación y Cultura santafesino, del que depende la institución. La caída de un tubo de luz sobre tres alumnos, que les provocó lesiones leves, reavivó la queja y el planteo de "condiciones dignas para aprender", una consigna que ya en noviembre del año pasado habían planteado cuando otra estudiante se electrocutó en el patio. Tras varias horas de protesta y una reunión con el responsable de Educación Artística del ministerio, Roberto Barbieri, el presidente del Centro Estudiantes, Mauro Dlugovitzky, señaló que "se planteó un acta acuerdo y una agenda de trabajo conjunta", lo que consideró "una respuesta que nos costó mucho conseguir".

   El episodio que volvió a encender el enojo se produjo el martes, cuando un tubo fluorescente cayó sobre los alumnos provocando una fisura en la muñeca de una chica, lesiones leves en la cabeza de otra compañera y un corte en la mano de otro alumno.

   "No fueron lesiones graves, pero podrían haberlo sido", dijo el presidente del centro, y recordó el hecho de noviembre, cuando durante la hora del almuerzo, en el patio de la escuela, una alumna de 5º año recibió una descarga eléctrica al tocar un caño que forma parte de una pérgola del patio.

   "En ese momento los funcionarios dieron su palabra de que habría un control permanente de las instalaciones, algo que evidentemente no sucedió", planteó el alumno, así como hizo hincapié en que los proyectos planteados para tener más espacios y descomprimir la densidad del alumnado, como construir dos aulas nuevas y avanzar sobre un nuevo edificio ya expropiado, "están en el mismo punto que cuando se realizó una reunión en noviembre".

La marcha

Con todo ese bagaje, los estudiantes se concentraron, a las 9.30, en la sede la escuela y desde allí caminaron hasta la esquina de Mendoza y Sarmiento. "No queremos que nos callen, queremos seguridad", "No caí en la escuela pública, la escuela cayó sobre mí", "Arte seguro" y una pregunta clave: "¿Qué más tiene que pasar para que nos escuchen?" se leyeron en los carteles que los chicos llevaron hasta el Ministerio de Innovación y Cultura.

   Además de las consignas, hubo canciones, bailes y demostraciones artísticas por parte de los centenares de estudiantes, que marcharon acompañados por el gremio docente Amsafé Rosario, de los centros de estudiantes de otras escuelas y de los alumnos de la Escuela de Teatro y Títeres que funciona por la noche en el mismo edificio.

   Ante la movida, los dirigentes estudiantiles se reunieron con el responsable de Educación Artística del Ministerio y si bien aseguraron que, "con demora, pero hay una respuesta", anticiparon que el viernes próximo se firmará un acta acuerdo donde estarán representados los alumnos, además de los directivos y representantes de la cooperadora de la escuela.

Fortuito

Para el responsable de Educación Artística, lo que sucedió el martes en una de las aulas fue "un hecho fortuito e imprevisto", y aseguró que tras lo ocurrido en noviembre se habían realizado "tareas de mantenimiento a lo largo del verano y se atendieron los problemas emergentes que estaban pendientes para garantizar la seguridad de todos".

   Es más, para Barbieri la caída del tubo de luz fue "producto de la vibración que producen las actividades que se hacen en la escuela, por lo que el tubo se descalza y cae". Si bien el funcionario admitió que "deberá haber una tarea más atenta por parte de los adultos responsables del cuidado de los alumnos", recalcó que "la luz no estaba entre las tareas pendientes" y ratificó que se avanzará en la firma del acta.

   Sobre dos nuevos salones a construir para descomprimir el espacio disponible, indicó que se trabaja en los aspectos técnicos para poder concretar el llamado a licitación, y recordó que la casa lindera que pasará a formar parte del establecimiento "fue expropiada en 2015 y se está llevando adelante la ocupación plena del inmueble". Es más, indicó que "se hará una adecuación primaria del lugar en un plazo más corto y luego se diseñará el proyecto definitivo para dar respuesta a las necesidades de los establecimientos que funcionan allí".

Comentarios