La ciudad
Miércoles 19 de Julio de 2017

"Milagros volvió a ser la nena de siempre", dijo la madre de la nena que recuperó el implante coclear

Una enfermera de Casilda halló el costoso aparato en la zona de San Luis y Corrientes. Leyó la noticia en La Capital y se puso en contacto con la familia

Por suerte la tensa búsqueda terminó. La pequeña Milagros, de 3 años, recuperó el implante coclear que había perdido el viernes de la semana pasada, cuando caminaba por calle San Luis entre Mitre y Entre Ríos, en pleno micro centro de la ciudad. Una mujer de Casilda encontró tirado el dispositivo y ante la propagación en los principales medios de comunicación de la angustiante espera de la nena, tomó nota del número telefónico familiar y se contactó ayer para acercar el costoso aparato electrónico. De esa manera, la niña "volvió a sonreir" porque puede continuar con su tratamiento médico.

"Milagros volvió a ser la nena de siempre", señaló ayer Susana Avila, la mamá de la nena que padece hipoacusia profunda y había recibido el implante, que cuesta alrededor de 100 mil pesos, hace sólo un mes atrás a través del Programa Nacional de Hipoacusia.

De acuerdo al relato de su círculo más cercano, la pequeña fue llevada por delante en esa transitada vereda céntrica, y en esa acción perdió este dispositivo médico.

Afortunadamente, el aparato fue encontrado por Silvina Rivero, una enfermera oriunda de Casilda, cerca de la intersección de Corrientes y San Luis. Y debido a sus conocimientos sobre su rubro enseguida comprendió que se trataba de un elemento de asistencia médica, y que por sus dimensiones pertenecía a un menor. Poco después, se enteró a través de La Capital de la angustiante situación de Milagros, y rápidamente buscó dar con la familia de la niña.

"Silvina lo encontró tirado en la vereda cerca de donde está El Palacio de la Oportunidad, y lo recogió de la calle sin saber de quien era. Ayer (por el lunes) leyó en La Capital lo que le sucedió a Milagros, entonces me mandó un mensaje y así nos pusimos en contacto", comentó muy contenta la madre.

Hasta Casilda

Luego, con la ayuda de Araceli Gómez, una amiga de Funes, y de la Gomería Verona, lograron conseguir un vehículo para trasladarse hasta Casilda para buscar el implante que tanto necesitaba Milagros.

Envuelta en una palpable sensación de felicidad, la madre remarcó su agradecimiento "a todos los que colaboraron para que Milagros vuelva a tener su sonrisa".

"Por suerte Milagros ya tiene su implante colocado nuevamente, y seguramente durante esta semana vamos a hacer las revisiones médicas correspondientes para ver si hay que reprogramar el aparato", advirtió Susana.

Milagros no habla, pero con la recuperación del implante mostró con naturalidad su más pura emoción. La pequeña volvió a reir, a saltar, a jugar, a pensar en seguir su tratamiento con este indispensable aparato. Siempre con el buen ánimo que todos le conocen en su casa.

Evidentemente, el corajudo esfuerzo de la madre por hacer conocer el caso, rindió sus frutos. Y la búsqueda desesperada se transformó en abrazos interminables. Y en la posibilidad de volver a creer en un proceso de evolución.

Comentarios