La ciudad
Domingo 13 de Agosto de 2017

Mellizas rosarinas deslumbran con su arte y van por la conquista de Asia

Tienen 27 años. Pintan cuerpos, triunfaron en Europa y el martes se irán a competir a Corea. Una historia de sacrificio y pasión compartida

Las mellizas Soledad y Florencia Ríos viajarán a Corea del Sur el martes próximo para representar a la Argentina en el certamen mundial de bodypainting (pintura sobre cuerpos). No es el primer escenario internacional que surcan, las rosarinas ya ocuparon los primeros puestos en concursos similares en España y desde Austria las convocan cada año, pero el costo es limitante para el viaje. En esta ocasión el país anfitrión les facilita alojamiento y por estas horas trabajan a destajo para llegar con los costos del pasaje. Toda ayuda será apreciada, le confiesan las jóvenes artistas a La Capital.

"Ahora que nos vamos a Corea todos los vecinos lo están difundiendo, nos están ayudando un montón", explican las chicas, que fueron seleccionadas para participar de este certamen junto a otras veinte del resto del mundo. Para poder viajar subastan cuadros, pintan y hasta interesaron a las autoridades locales buscando apoyo. "Nada de esto nos frena o nos aleja de nuestro sueño y meta que es participar como artistas mujeres argentinas representando a nuestro país en el exterior", aseguran.

Por lo pronto Corea les brinda hospedaje, traslados internos, un traductor para ambas y la modelo Paula Valani, con temática asignada: fantasía.

Ambas sienten una gran atracción por esa cultura. En julio obtuvieron el segundo puesto en el concurso Talk Korea 2017 entre 31 mil participantes, con un video arte de body painting que cuenta la historia de un amor y del país. En la actualidad hablan y leen coreano y a su vez enseñan español, a través de las redes sociales.

Tienen 27 años, y aunque viven en Montevideo al 7000, la casa de la infancia estaba a la misma altura por Mendoza. El entorno supo de sus fantasías tempranas cuando desfilaban para los vecinos los trajecitos que la mamá y la abuela diseñaban y cosían para ellas. Aún no iban al jardín, pero sentían que la realidad no era todo ni mucho menos. Así que cambiaron juguetes por crayones y decidieron volar.

Se hicieron de un mundo propio al que llamaron Más Allá y lo poblaron de colores, nombres, personajes y sueños. En la escuela eran las encargadas del pizarrón de las efemérides, de los dibujos a las compañeras y cuando terminaron la secundaria escribieron con obstinación su deseo de ser artistas.

Las profesoras les dijeron que eso era un hobby no una salida laboral, pero en sus familias encontraron el apoyo a esa vocación temprana y que incluía "triunfar".

Grandes en tierras lejanas

Quizás por aquello de que nadie es profeta en su tierra, las mellizas Ríos obtuvieron un quinto puesto en el primer certamen que participaron, en el Concurso Mundial en Ars Pictoric de España, con la obra Venus.

Fue en 2010, después de que trascendiera su trabajo con una nota en la revista española Creación Joven. Dos años después obtuvieron el segundo puesto en el bodypainting organizado por la Asociación de Artistas Rosarinos, donde encontraron "un público nuevo".

De esa actividad que se realizó en la peatonal Córdoba, recuerdan la expectativa por la reacción del público ante los cuerpos sólo vestidos con los colores y la imaginación de las mellizas, que estudiaron diseño gráfico mientras trabajaban haciendo maquillaje social en cumpleaños y casamientos.

Después intentaron Bellas Artes para sistematizar la experiencia, pero el Más Allá ya bullía en sus mundos interiores y sintieron que podían seguir sin la academia.

"Teníamos 18 años y no teníamos consciencia de que estábamos trabajando en lo que queríamos", relatan. Con sus trabajos en murales, cuadros y cuerpos en eventos sociales o boliches con show incluido, ocuparon la última década.

"Pintamos murales en las casas, la gente nos llama y nos pide; por ejemplo, algo de naturaleza, entonces hacemos un boceto para que decidan", explican y sorprenden asumiéndose pioneras.

Dicen que para el maquillaje artístico utilizan pinturas ecológicas e hipoalergénicas, y que desde aquel desfile en la peatonal evolucionaron "muchísimo en técnicas", como lo demuestran las convocatorias desde Austria, donde clasifican todos los años.

Pero Flora y Fauna no se detienen en eso. Llevan años habitando un universo sin límites, un mundo fantástico que ahora les servirá de inspiración para competir el 26 y 27 de agosto, cuando en Asia recuerden las tardes en Mendoza y Donado, donde aprendieron a volar.

Comentarios