Narcotráfico
Viernes 17 de Marzo de 2017

"Me duele que digan que Rosario es una ciudad narco porque el Gran Buenos Aires es peor"

Lo dijo Humberto González, ex cura párroco de Italí, quien también trabajo en Buenos Aires, donde "las bandas son mucho más poderosas y el flagelo es mucho más dañino".

"A mi me duele que se ponga a Rosario como una ciudad narco. Yo he visto y fui testigo de que hay bandas mucho más poderosas y el flagelo es mucho más dañino en cualquier ciudad del Gran Buenos Aires", afirmó el sacerdote Humberto González, quien trabajó durante muchos años en la localidad correntina de Itatí, hoy sacudida por un escándalo judicial y con su intendente preso por tráfico de drogas.
En declaraciones al programa "Todos en la Ocho", el cura jesuita habló de la realidad de esa ciudad que está ubicada en la compleja frontera con el Paraguay, pero también de lo ocurre en otros puntos del país y la alución a Rosario no podía estar fuera de la charla.
"Itati es una muestra gratis de lo que ocurre en muchos puntos del país, o en cualquier punto de frontera que pueda ser propicio para los intereses del narcotráfico", manifestó el sacerdote que actualmente está radicado en la ciudad de Córdoba.
" En el caso de Rosario lo que se da, al igual que en el Gran Buenos Aires, es que hay venta y consumo. Itatí ha sido zona de entrada y tráfico como en cualquier lugar de frontera. Tengo informacion de que se está haciendo un operativo cerrojo en la frontera y que estaría dando resultado positivos. Np quiero desilucionarme. Pero creo también que el hecho de que hayan agarrado a esta gente no significa que se haya acabado el narcotráfico en Itatí", afirmó González. .
Al ser consultado sobre la repercusión que ha tentido el tema del tráfico de drogas en Rosario y cuál era su mirada sobre el tema, el expárroco de Itatí señaló: "A mi me duele que se ponga a Rosario como una ciudad narco, cuando yo he visto y fue testigo de que hay bandas mucho más poderosas y el flagelo es mucho más dañino en cualquier ciudad del Gran Buenos Aires. Lo mismo me duele cuando dicen que Itatí es una ciudad narco cuando es un punto pequeño en un sector de frontera que tienen 600 kilómetros. A la estigmatización hay que responder demando políticas de Estado que ayuden a que esto nunca más vuelva a suceder".

Comentarios