La ciudad
Miércoles 04 de Octubre de 2017

Más de cuarenta mil personas ya pasaron por el Mercado del Patio

Comerciantes y vecinos valoraron como muy positivo el movimiento en el flamante espacio, a una semana de su inauguración

En los primeros siete días desde su apertura, los rosarinos se acercaron masivamente al Mercado del Patio. El nuevo paseo gastronómico montado sobre las instalaciones del viejo Patio de la Madera, justo frente a la Terminal de Omnibus Mariano Moreno, fue visitado —según datos oficiales— por entre 40 y 50 mil personas en tan sólo una semana desde su inauguración. Tal fue la demanda que las autoridades municipales decidieron extender la apertura algunas horas los domingos (los locales bajaban la persiana a las 18), llevando el horario de 9 a 21 todos los días, excepto los lunes, y con un cierre optativo de 13 a 16, que cada vez menos comercios utilizan.

Comerciantes de la mayoría de los rubros comentaban ayer con satisfacción que la demanda fue alta y de manera sostenida durante toda la semana pasada, creciendo ampliamente hacia el final de la misma, con picos de demanda el sábado y el domingo, donde muchos se vieron desbordados y se quedaron sin stock.

"El fin de semana explotó, nos dejaron sin mercadería", dijo Verónica, de la panadería Touché, que vendió un promedio de 600 tickets por día. "Estuvo por encima de las expectativas. La gente se lleva todo, si no consigue lo que quiere se lleva lo que queda", relató Paulo, de la Panadería Boutique, que detalló que el viernes se acopiaron profusamente y el domingo por la tarde ya habían vendido todo. "Había tanta gente que no te daba tiempo de respirar", graficó Cecilia, de Chipá Porá.

En el almacén frutihortícola El Mercado compraron unas 500 personas por día el fin de semana. Otra de las verdulerías, Huerta de mi Tierra, tuvo incluso que cerrar antes de lo previsto porque los clientes arrasaron con todos los productos. "La verdura está más barata que en mi barrio", aseguró una mujer de zona norte, que miraba los precios con asombro.

Por otro lado, las carnicerías no se quedaron atrás: Carnes de Mi Pago vendió alrededor de 250 tickets diarios durante la semana, y el sábado llegó a casi 400. El Corral, mientras tanto, que además de carne de vaca, cerdo y pollo, tiene una cocina que expende sándwiches, cerró unas 1000 ventas por día el fin de semana, de las cuales el 75 por ciento se concentraron en la parte de carnicería, según contabilizó Raúl, el encargado.

"La respuesta fue muy buena", consideró el hombre. La vinería Lo De Granado, por su parte, llegó el sábado a cerrar 850 ventas, mientras que el domingo realizó unas 700.

Curiosos

Según pudo reconstruir La Capital en la recorrida, mucha gente concurre al flamante espacio movilizada por la curiosidad, algunos buscan productos a precios más accesibles que en el supermercado, y otros deciden ir a pasear y disfrutar un café con facturas, un licuado o un bocadillo gourmet. De hecho, algunos encargados contaban que en pocos días ya se hicieron de clientes habituales, en especial trabajadores de la zona que concurren a almorzar o van a la tardecita a disfrutar una cerveza artesanal o un licuado de frutas al culminar el horario laboral.

Ese es el caso de Viandas Cecilia, que abrió en el Mercado su quinto local y le está yendo más que bien: en una semana vendió 2.000 menúes, que parten de los 60 pesos y se pueden llevar o comer en el lugar.

Las "islas" gastronómicas también tuvieron un buen desempeño. "Los horarios fuertes son el mediodía y la noche, estamos intentando ampliar el menú para traer más variedad", explicó Gonzalo, de Mil y Un Shawarmas, que vendió entre 300 y 400 porciones por jornada. En tanto, el local Amar y Beber comercializó 500 pintas de cerveza el fin de semana.

Desde el bar Zazen, Andrea refirió que el fin de semana también se quedaron sin fruta para los jugos naturales por la alta demanda. "La mañana es tranquila, pero el resto del día viene mucha gente", contó. "Los que vienen todavía no saben bien qué hay para hacer, vienen a curiosear", completó Miguel, de El Real, que tiene algunos platos un poco más elaborados.

Tras siete días, muchos de los detalles desprolijos que evidenciaba el lugar tras la inauguración se fueron corrigiendo, y sólo quedan tres locales (aunque dos son los más grandes) por abrir. El sector trasero aún está en obra, pero el servicio de agua, que era la principal queja de los comerciantes, ya funciona con normalidad.

Evidentemente el factor novedad fue importante en el caudal de público, pero seguramente la calidad de los artículos y lo competitivos que puedan llegar a ser los precios van a ser factores fundamentales en el sostenimiento del número de visitantes. Por ahora, el panorama es alentador.


Nicolás Maggi

Especial para La Capital

Comentarios