Cambiemos
Sábado 11 de Marzo de 2017

Macri jugó de local en la Expoagro San Nicolás y se fue ovacionado

El jefe del Estado recorrió stands y felicitó a los chacareros por la cosecha récord. "Sí, se puede", cantaron los productores.

"Si es por nosotros, nos quedaríamos todo el día acá", dice a La Capital uno de los pocos integrantes de la comitiva que acompañó a Mauricio Macri a la Expoagro, en San Nicolás, mientras el helicóptero lo espera para un nuevo destino. Se entiende: el presidente de la Nación fue ovacionado como en ningún otro ámbito por los productores que colmaron la muestra.

   "Sí, se puede", cantaron los presentes en el kilómetro 225, al borde de la ruta 9, apenas el presidente de la Nación comenzó un discurso cortísimo, pero repleto de guiños a su núcleo duro de votantes agropecuarios. "Otros dirán que nos tocó un día peronista, pero yo digo que es un día de Cambiemos", arrancó Macri bajo un sol más celeste que su camisa, y con un avioncito haciendo piruetas en el aire.

   "Ver este clima de alegría es maravilloso. Ustedes me creyeron en la campaña, y ahora tenemos cosecha récord de trigo", ensayó el jefe del Estado. La respuesta de los hombres y mujeres del campo no se hizo esperar. "Fuerza Mauri, no afloje", gritó un mujer pegada a su mate.

   La Expoagro fue un bálsamo para Macri, quien viene de semanas trajinadas, repletas de críticas y con movilizaciones sociales que muestran a las claras que la calle lejos está de pertenecerle al oficialismo.

Buena onda

   Está claro el por qué: el campo fue el sector más beneficiado, junto con las mineras, a la hora del nuevo horizonte de las retenciones. "Les prometí que les sacaría las retenciones. Gracias por haberme respondido con una cosecha récord", retribuyó el presidente.

   "Esto recién comienza, y habrá más para el sector. Vamos a poner en marcha el plan de transporte e infraestructura para que puedan llevar los productos al puerto. Esta exposición es una fiesta, porque nosotros creemos en el valor de la palabra", se entusiasmó el titular de la Casa Rosada. "Viva el campo, viva la patria", le respondieron desde arriba de una cosechadora un par de chacareros que había tomado posición desde temprano.

   Macri llegó al lugar del discurso tras haber recorrido la feria en un carrito. Lo esperaban los anfitriones de la Expoagro: José Claudio Escribano y Julio Saguier (La Nación) y José Aranda y Marcela Noble (Clarín). La crème de la crème de los CEO's de prensa escrita.

   En medio de la buena onda discursiva, el jefe del Estado aseguró que el mejor activo del gobierno es haber sincerado los índices económicos y sociales. "Dejamos de ocultar los números, y es altísimo el nivel de pobreza. Y vuelvo a decir que, al final de mi mandato, deben evaluarme en relación a si pude erradicar la pobreza", se arriesgó a decir.

   Con algunas críticas a la gestión de Cristina Kirchner, pero sin nombrarla, Macri volvió a elogiar las supuestas capacidades de su gestión al mencionar que "estamos con cinco meses consecutivos de crecimiento, sin atajos, con la verdad. Lo que nos cabe a nosotros es transmitir más convicción que nunca, que estamos en el camino correcto, que este es el camino del progreso, el de la verdad, el del esfuerzo compartido, el de creer en el que tenemos al lado y que tenemos que hacer equipo",

   Macri llegó a la edición 2017 de ExpoAgro a las 15.20 junto al presidente provisional del Senado de la Nación, Federico Pinedo; el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile; el presidente del Banco Provincia, Juan Curuchet, y el dirigente sindical Gerónimo Venegas. No se vio por el lugar a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal. Desde Rosario lo acompañó el presidente del PRO Santa Fe, Federico Angelini.

   Bajo un sol intenso, el auditorio siguió con atención las palabras del líder del PRO. Que no se caracteriza por una alta temperatura discursiva. Es, más bien, un liderazgo frío. Sin embargo, al buscar un rulo para el remate a su pieza oratoria, cambió, módicamente, el tono. "No aflojen, claro que se puede, sí, se puede. Aguante el campo, aguante Argentina. Felicitaciones y espero estar el año próximo acá para comprobar todo lo nuevo", clausuró.

   Luego de eso, el presidente de la Nación se subió al helicóptero y emprendió el regreso a la ciudad de Buenos Aires. Abajo, un grupo de productores agropecuarios cordobés seguía cantando: "Sí, se puede".

Comentarios