Mercado del Patio
Miércoles 27 de Septiembre de 2017

Los rosarinos coparon el Mercado del Patio tras la inauguración oficial

En el primer día de funcionamiento del flamante espacio, hasta hubo cola para ingresar. Qué se puede degustar y comprar

Luego de la inauguración a toda pompa el lunes por la noche, ayer fue el primer día de funcionamiento "normal" del Mercado del Patio. Desde las 9 de la mañana los rosarinos hicieron cola para entrar a curiosear las nuevas instalaciones del polo gastronómico y recorrer los locales que reúne el espacio. Sin llegar a la marea que hubo el lunes por la noche, ayer una buena cantidad de gente recorrió el nuevo lugar con expectativa.

El sector de paseo comercial se compone de dos clases de locales: hay unos 25 que conforman un mercado minorista (la mayoría de alimentos y algunos objetos) y otros 15 dedicados a la gastronomía, con mesas para sentarse y consumir los productos. Están proyectados además un centro de capacitación e innovación y un salón de fiestas, congresos y convenciones que todavía están en obra. El lugar está abierto de martes a sábados de 9 a 21, con un cierre opcional entre las 13 y las 17; y los domingos, de 9 a 18.

Hay comercios minoristas, stands que venden la producción realizada bajo programas públicos del municipio y la provincia, emprendedores, y además están presentes organizaciones como la Federación Agraria Argentina, Agricultores Federados Argentinos (AFA), Federación de Cooperativas Federadas, el Mercado de Productores o el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria con sus propios locales de venta directa desde el productor.

info mercado del patio.jpg

Más barato que el súper

En los locales de alimentos se puede adquirir mercadería con una variedad similar pero con precios bastante inferiores al supermercado, básicamente por la eliminación de intermediarios entre los que lo elaboran y la góndola. Esto se nota especialmente en las carnes, frutas, verduras y pastas, que manejan valores similares a los comercios de barrio con productos de primera calidad. Incluso hay artículos de productores y cooperativas de la provincia que casi no se comercializan en otros lugares de la ciudad.

Entre los rubros alimenticios se cuentan carnicería (se consigue, vaca, pollo de campo y cerdo); pescadería; verdulería (incluye productos de quintas y huertas del cordón verde, así como alimentos agroecológicos y orgánicos); panadería (panes, facturas, medialunas, masas y chipá); pastas frescas (ñoquis, ravioles, fideos); fiambres y quesos de todo tipo; chacinados; vinos, cervezas y licores artesanales; productos regionales de almacén (aceites, tomate triturado, fideos secos, miel, té, yerba); y otras especialidades (paté, conservas de carnes y verduras, aceitunas, aderezos gourmet, chocolates, dulce de leche, mermeladas).

Como curiosidad, hay un local con productos orientales como arroz para sushi, salsa de soja, sake y otros importados con un valor menor al que se consigue en las grandes superficies comerciales.

Por otro lado, los locales gastronómicos, bares y restaurantes permiten hacer una recorrida en pareja, en familia o como turista. Entre ellos se encuentran heladerías, islas de gastronomía (hay sándwiches gourmet, shawarmas, pastas, viandas y minutas), bares (se puede tomar cerveza artesanal tirada, café, jugos naturales, gaseosas y licuados), repostería (tortas y postres), bazar, una plantería y otros productos de la economía social por fuera de lo comestible como adornos y recuerdos.

A full

La afluencia de público del lunes a la noche y ayer a la mañana superó las expectativas y los cálculos de todos los propietarios. Por la tarde, varios se habían quedado sin stock y los hornos y cocinas trabajaban incansablemente para satisfacer la demanda.

Si bien la mayoría de los locales ya están abiertos (unos 33 del total de 40), hay varios, en especial los de mayores dimensiones, que permanecieron con las puertas cerradas para terminar la puesta a punto. Algunos comerciantes comentaron que faltan resolver algunos ajustes respecto de los servicios de luz, agua e internet, productos del apremio para inaugurar la obra y de algunas demoras burocráticas. Pero la mayoría confiaba en que la masiva respuesta del público demostró que fue mejor abrir e ir solucionando los detalles sobre la marcha, que estiman estarán resueltos a más tardar en una semana.

Nicolás Maggi

ciudad@lacapital.com.ar

Especial para La Capital

Comentarios