La ciudad
Domingo 18 de Junio de 2017

"Los premios Nobel sabían que el desafío es este momento"

El organizador del megaencuentro Voy por la Paz, Guillermo Whpei, se mostró tan satisfecho como deseoso de nuevas apuestas.

Una celebración de la vida con música y conciencia. La propuesta Voy por la Paz reunió durante tres días en la ciudad a cinco premios Nobel, cantantes, paneles convocantes y miles de rosarinos sintiendo por un momento el plural como paso necesario para avanzar hacia el bien común. El día después encuentra a sus organizadores tan satisfechos como expectantes para nuevas apuestas.

"Todas las organizaciones como las nuestras que se dedican a la búsqueda de un principio básico como la paz, no descansamos nunca y a veces tenemos poco tiempo para disfrutar ciertos logros, porque a los dos pasos de terminar un gran desafío, se viene otro", dijo Guillermo Whpei, presidente de la Fundación para la Democracia Internacional, entidad que impulsó el megaencuentro del 8 al 10 de junio.

"Creo que todo tiene un sentido muy especial, Rosario fue sinónimo de paz y no de violencia", enfatizó Whpei que recibió dos distinciones internacionales sobre el tema. Y dijo que se trató de la propuesta privada más importante que vivió Rosario y "lo que quedó claro es que cuando existe compromiso, buena organización, dedicación y consignas claras, no hay violencia".

"Cuando uno convoca para recuperar ciertas cosas que se han perdido, hay respuesta", explicó y dijo que no fueron pocos los que descreyeron que con una consigna universal como la paz, se podría generar tres jornadas plenas de formación, información y compromiso en formatos variados, como paneles, disertaciones y el multitudinario concierto en el Monumento.

Según Whpei, Voy por la Paz demostró la fecundidad de la construcción colectiva. "Tuvimos jornadas de muchísimo esplendor en cuento a lo académico con participantes internacionales, un festival en el Monumento, pudimos hablar sobre los temas más profundos de una sociedad".

¿Cuál fue la idea fuerza para convocar a los premios Nobel? "Tengo una profunda relación con Rigoberta y con Adolfo, a otros conocí cuando fui invitado a Colombia, los invité a tomar este gran desafío, llevar el mensaje a los lugares de mayor conflicto urbano", explicó. Y dijo que la violencia urbana es una de las "grandes problemáticas de América Central y del Sur".

Para presidir Voy por la Paz llegaron a Rosario los premios Nobel Rigoberta Menchú Tum (Guatemala), Oscar Arias Sánchez (Costa Rica), Adolfo Pérez Esquivel (Argentina), Shirin Ebadi (Irán) y Lech Walesa (Polonia), que obtuvieron las distinciones en 1992, 1987, 1980, 2003 y 1983, respectivamente. Cuando levantaron sus manos en el Monumento, las 35 mil personas se unieron en un aplauso interminable.

Whpei, comentó además que en su calidad de portavoz de la Fundación que preside, participó y participa con varios de los Nobel, en Colombia y Guatemala, donde lleva adelante una investigación sobre la esclavitud contemporánea en la caña de azúcar. Justamente en este país recibió hace un mes una distinción en derechos humanos.

"Los premios Nobel se plegaron a nuestra propuesta, sabían de nuestra trayectoria y sabían que el desafío es éste momento Walesa aceptó encantado, Rigoberta y Adolfo conocen la problemática por vivir en América, Ebadi es una persona muy comprometida con los pueblos para combatir la violencia y Arias Sánchez tampoco es ajeno a esta problemática", describió.

Voy por la Paz tuvo una respuesta masiva en todas y cada una de sus actividades. Mil trescientas personas participaron de paneles y talleres y 35 mil fueron al Monumento, en una jornada a la que también se sumó el clima, regalando un día apropiado.

¿La presencia del público es una respuesta a la consigna? "El silencio que se hacía en esa multitud cuando hablaba un premio Nobel, las ovaciones, la gente se emocionó, lloró, no hubo banderas partidarias, todo tenía que ver con lo que más necesita la gente, la paz", describió.

"Cuando terminó ese acto, Rigoberta me tomó de la mano y me dijo: Guillermo usted logró algo muy importante; en su ciudad se transformó en el hombre de la paz", relató. Y dijo que escucharlo de ella, "fue un gran honor".

Minutos antes de ese apretón de mano, habían pasado por el escenario del Monumento, León Gieco, Juan Carlos Baglietto,Jairo,Patricia Sosa, Peteco Carabajal, Hilda Lizarazu y Raúl Porchetto, con la dirección de Lito Vitale.

Las facetas de la paz

Whpei preside la Fundación para la Democracia Internacional desde 2010, cuando la institución nacida varias décadas atrás, reformuló su ideario y por ende, sus acciones a favor de "las problemáticas de la gente". Se trata de una organización sin fines de lucro que tiene como misión fortalecer los valores de la democracia con calidad institucional.

Con la convicción de que la paz es mucho más que la ausencia de la guerra, la Fundación concentra su accionar en dos ejes: cultura de paz y lucha contra la esclavitud contemporánea. Pero hay otra certeza que vertebra su trabajo: desde cualquier oficio, profesión y lugar, todos pueden aportar a una construcción colectiva.

En la base de sus programas, están los duros diagnósticos de la realidad con desigualdad de oportunidades, la asimetría social, trabajo infantil y forzoso, como correlato de lo que consideran "ausencia de paz". Conductas naturalizadas por la sociedad que operan como resistencia al tratar de ofrecer sus programas, con escuelas que niegan problemas ante la oferta de un taller para trabajar sobre bullying (acoso), como botón de muestra.

Una resistencia similar encuentran al hablar de esclavitud contemporánea, donde los talleres clandestinos no pasan desapercibidos. En este marco, diez días atrás, presentaron un proyecto de ley para crear la Certificación Responsabilidad Moral, que garantiza la forma en que realiza su producción en manufactura y servicios.

Además están diseñando el primer albergue privado para víctimas de trata del país, con oficios, huertas y talleres, que se abrirá a fin de año, articulando con el Estado, en calidad de Tercer Sector. El objetivo es dar un lugar a víctimas de trata al momento de reconstruir su vida cargando problemas de salud, adicciones y falta de viviendas.

También están diseñando el primer museo privado para la democracia del mundo, que se plantea como espacio de reflexión, de construcción y reconstrucción de la democracia, que se inaugura en noviembre, en el subsuelo del Palacio Fuentes.

Entre sus actividades, la Fundación también tiene un Centro de Estudio de Políticas Públicas, para la formación en valores de quienes ocupan lugares de decisión en ámbitos público y privado. Además, de actividades como un diplomado en Comunicación Política, maestría en Derecho y Economía de la Universidad de Buenos Aires (UBA), un ciclo de conferencias de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y convenios con centros de estudios internacionales.

Comentarios