La ciudad
Viernes 21 de Abril de 2017

Los pibes de barrio Ludueña que sueñan con producir un recital

Es uno de los talleres que ofrece el plan Nueva Oportunidad a chicos vulnerables. Felices, montaron un show de cumbia en la Lavardén

Con la ilusión de trabajar un día como sonidistas, iluminadores o hasta plomos en un show, unos 15 pibes de barrio Ludueña de entre 18 y 25 años montaron ayer un recital de la banda La Esencia de la Cumbia en el escenario de la sala Lavardén. Sólo faltó un poco más de público cumbiero para que el ritmo y la alegría que a los propios chicos le salían por los poros volviera realidad el simulacro. La inédita experiencia fue producto de un cruce entre el programa provincial Nueva Oportunidad, que desde hace cuatro años forma en oficios a jóvenes vulnerables y a la vez apunta a reforzar sus vínculos y palabras; con otro plan, Hoy en mi Barrio, que hace de la música y el baile, la fiesta y la reunión, otra buena excusa para fortalecer la convivencia y ayudar a transitar los duros tiempos que corren. De la articulación participan organismos y programas de la provincia y la Municipalidad, en obvia sintonía política.

Durante el 2016 el Nueva Oportunidad capacitó a 3 mil jóvenes rosarinos sin estudio ni trabajo de distintos barrios. Este año llegarán a 3.500. Divididos en grupos pequeños, no más de 15 pibes se reúnen tres veces por semana con dos acompañantes que siguen su trayectoria durante seis meses.

"Lo interesante es que no colgamos un cartel con la palabra «inscripción», sino que vamos a buscar a los chicos, a quienes llegamos a partir de reuniones previas con referentes de instituciones de los barrios", sostuvo la titular de Desarrollo Social del municipio, Laura Capilla.

El objetivo no se limita a formarlos en oficios, ya que uno de los tres días se dedica básicamente a reforzar vínculos y el sentido de lo colectivo, trabajar sobre la resolución de conflictos, alentar el cuidado del cuerpo y hacer valer la palabra, explicó el coordinador del Nueva Oportunidad, Luciano Vigoni.

Aun así, la capacitación laboral es otro eje clave, dijo Capilla.

Y así como al principio los talleres abordaban oficios tradicionales (como herrería, pintura, metalmecánica, carpintería, albañilería, mecánica, costura, electricidad, refrigeración, panadería, peluquería) con el tiempo fueron ganando terrenos otros más novedosos como fotografía, video, serigrafía, periodismo, circo, boxeo, arbitraje de fútbol y, ahora, producción y montaje de espectáculos. Cosas mucho más ligadas al "deseo" y el lenguaje de los jóvenes.

Todoterreno

La idea es que una vez que culminen con sus seis meses de formación, los pibes puedan empezar a trabajar en el armado de espectáculos para Hoy en mi Barrio entrenándose en distintos espacios, como teatros, plazas y salas, explicó el responsable de ese programa, Enrique Gabenara, quien recordó que durante el 2016 el programa organizó 50 eventos "de calidad".

"Es que se trata de un oficio que puede generar una posibilidad de trabajo real", sostuvo Capilla, quien recordó que, tras la capacitación, "en algún momento la salida laboral es clave".

De hecho, en su formación intervienen "los mejores sonidistas e iluminadores de la ciudad", los que "montan los recitales de Divididos y las mejores bandas", graficó Gabenara. De hecho, un par de técnicos ya se jugó prometiendo tomar algunos pibes en su actividad privada.

Lo cierto es que, hasta ayer, la mayoría de esos chicos de Ludueña nunca habían puesto un pie en un teatro de la ciudad. A muchos les costaba levantarse. Respetar horarios. Sostener proyectos. Creer en ellos mismos.

"Esto está buenísimo, la mejor onda", sintetizó Gustavo Gerez (22), uno de los pibes de Ludueña, al fin del recital. "Y aprendés cosas que no sabés, yo entré por primera vez a un teatro", agregó Joel Franchini (18).

Uno por uno, o más bien encimados, los chicos dijeron que les están "dando una mano", algo que otros muchos de su edad "no tienen y siguen todo el tiempo al pedo en la calle".

"Te divertís, conocés músicos, podés viajar, te despejás"; "No faltamos nunca, si uno se queda dormido lo vamos a buscar"; "Te despertás con pilas", "Lo vamos a aprovechar al máximo"; "Hay mucha gente que querría esto y no puede", fueron diciendo Matías, Gustavo, Lautaro, José Luis y Jonatan.

Comentarios