La ciudad
Viernes 31 de Marzo de 2017

Los obstetras exigen realizar los partos en sitios sanitariamente seguros

La Asociación de Obstetricia y Ginecología emitió un duro comunicado a raíz de la muerte de un bebé en un parto domiciliario

La Asociación de Obstetricia y Ginecología de Rosario (Asogir) emitió ayer un duro documento en el que advirtió que "todo nacimiento debe llevarse a cabo en instituciones que cuenten con las condiciones necesarias para resolver, en tiempo y forma, cualquier complicación materna o feto-neonatal". La advertencia llegó luego de un desenlace fatal de un parto domiciliario, que terminó con un bebé muerto y su madre sometida a una histerectomía, es decir, debieron extirparle el útero.

Por el caso fueron allanados los consultorios y la vivienda particular de la obstetra que llevó adelante la práctica, a pesar de que se desaconsejaba la misma ya que la paciente había tenido dos partos previos por cesárea y era muy peligroso intentar un parto vaginal.

Es más, la Asogir ya había advertido un año antes al comité de ética del Colegio de Médicos que analizara el accionar de esta profesional, conocida entre quienes practican partos domiciliarios en la ciudad y la zona de influencia.

El comunicado de la Asogir dejó en claro ayer que el parto domiciliario "se asocia a un mayor riesgo obstétrico por la imposibilidad de resolver, en tiempo y forma, las emergencias fetales y maternas que pudieran ocurrir".

En el documento, la entidad que nuclea a los obstetras y ginecólogos de la ciudad dejó en claro su respeto a la ley Nº 25.929, conocida como ley de parto humanizado, que ampara la decisión de la mujer a elegir el lugar del parto.

No obstante, remarca que la reglamentación de esa ley expresa que "cada persona tiene derecho de elegir de manera informada y con libertad el lugar y la forma en la que va a transitar su trabajo de parto (deambulación, posición, analgesia, acompañamiento) y la vía de nacimiento. La institución asistente, con su equipo de salud, deberán respetar tal decisión, en tanto no comprometa la salud del binomio madre-hijo/a".

En tal sentido, subrayan que "el equipo de salud no sólo debe respetar las decisiones de las personas sino también tiene el deber de velar por la salud de la madre-hijo/a", por lo que concluyen que "los partos domiciliarios, por elección, no estarían cumpliendo con la ley ya que son asistidos por equipos de salud autoconvocados que no cuentan con el aval ni apoyo de una institución adecuada y responsable".

Sin medias tintas, la entidad colegiada expresó su preocupación por el hecho de que "en partos desarrollados en domicilios, pero sin una «institución asistente», surjan complicaciones maternas y/o neonatales y sean derivados a hospitales, sanatorios o clínicas sin responsable alguno, y sin poder ser resueltas en forma favorable".

Rigor científico.

Asogir puso de relieve criterios científicos para avalar su posición de exigir que todos los partos se realicen en instituciones sanitarias.

"En los últimos 50 años el advenimiento y la difusión del parto institucional, sumado a la posibilidad de una rápida y oportuna intervención, ha reducido notablemente el número de muertes maternas y derivado en una notoria mejoría en la salud de los recién nacidos", se destaca en el documento.

El paper pone de relieve que "hasta el momento todos los trabajos serios efectuados han demostrado una significativa reducción de la morbimortalidad materna y perinatal a partir de que los partos fueron institucionalizados", y destaca que "no se cuenta por ahora con nada que científicamente demuestre lo contrario".

Agrega que "los resultados perinatales adversos en los partos domiciliarios que exhiben países con estadísticas serias al respecto afirman aún mas esta postura".

Por lo expuesto, los profesionales concluyen que "cualquier nacimiento debe llevarse a cabo en instituciones que cuenten con las condiciones necesarias para resolver cualquier complicación materna o feto-neonatal en tiempo y forma".

Comentarios