La ciudad
Viernes 11 de Agosto de 2017

Los ex empleados de la ACJ insisten en cobrar sus indemnizaciones

Los 16 trabajadores de la entidad social y deportiva rechazaron la propuesta de los directivos e insisten: "Las deudas están vigentes"

Con la firma de la mayoría de ellos, los 16 ex empleados de la Asociación Cristiana de Jóvenes (ACJ) presentaron un escrito donde se plantea "la otra campana" en torno al riesgo de quiebra que persiste sobre la entidad social y deportiva. "Sólo pretendemos que la entidad nos abone las indemnizaciones que legalmente nos corresponden", se expresa al aclarar que "quien está cancelando el pasivo con la Afip y con otros acreedores es la ACJ República Argentina", para advertir: "Las deudas están vigentes".

Tras años de desaciertos, la ACJ entró en un concurso preventivo en 2001 con un pasivo de un millón de pesos. El principal acreedor era la Afip. La jueza civil Graciela Abraham (por entonces a cargo de la 6ª nominación) dictó su quiebra, pero la incluyó en la ley de fideicomiso de entidades deportivas. Así se pudo salvar su sede central de Catamarca 1247 y un campamento de seis hectáreas en Oliveros.

En veremos

Si embargo, quedó pendiente la resolución de 16 ex empleados pese a las tratativas de los últimos años. El juzgado civil actuante —ahora a cargo de Néstor García— dispuso la extinción del fideicomiso y rechazó el pedido de levantamiento de la quiebra. En junio pasado, el juez García determinó la realización de los bienes, un paso previo a su liquidación.

La preocupación y el pedido de levantamiento de la quiebra fue avalado por el secretario general de la ACJ Argentina (también llamada Ymca), Norberto Rodríguez.

No obstante, la postura de los ex empleados resulta contrapuesta. Patrocinados por el abogado Oscar Sáenz, hicieron su réplica a lo señalado por los directivos.

"Es preciso recordar el motivo que originó el concurso preventivo y posterior proceso de quiebra de la ACJ Rosario, que no fue otro que evitar el remate de sus bienes por parte de la Afip en el juicio iniciado con motivo de la deuda que la entidad mantenía con el organismo tributario por la evasión fiscal, que omitió durante años el pago de los aportes y contribuciones de los empleados que eran retenidos de sus haberes y no eran abonados a dicha administración pública", aclaran los ex empleados.

La ACJ depositó en los últimos tres años 1,3 millón de pesos, que fue lo que el fideicomiso había estimado para cancelar estas deudas laborales y en forma complementaria ofreció al juzgado constituir un aval bancario para garantizar el pago.

Frente a ello, los ex empleados insisten: "Sólo pretendemos que la entidad nos abone las indemnizaciones que legalmente nos corresponden y que fueron reconocidas por el juzgado donde tramita la quiebra".

También las críticas fueron a la ACJ República Argentina, que procura "lograr un acuerdo por un monto notoriamente inferior al que legalmente corresponde que la ACJ Rosario abone".

Y además se señala que la entidad madre intentó cancelar los créditos laborales con los fondos transferida por ella misma en el proceso judicial, omitiendo una resolución de la Cámara de Apelaciones.

"Tal es así, que los trabajadores no podemos aceptar percibir, luego de trece años de espera, sólo parte de nuestro crédito laboral, cuando nada ha sido cancelado realmente en los doce años de vigencia del fideicomiso", finalizó el descargo de los ex empleados.

Comentarios