Día de la Bandera
Miércoles 21 de Junio de 2017

Los ex combatientes abandonaron el acto

Esperaron a que se izara la bandera y se cantara el Himno. Luego se fueron a "festejar junto al pueblo", críticos de una ceremonia "cerrada, fría y elitista"

"Nos robaron el 20 de Junio, nos robaron el acto, nos robaron la fiesta, nos robaron lo popular", fue desgranando ayer el secretario del Centro de Ex Soldados y Combatientes en Malvinas de Rosario, Omar De Benedetto, para explicar la decisión "espontánea" que tomaron los veteranos en plena ceremonia oficial: permanecer sólo mientras se izaba la bandera y se entonaba el Himno Nacional, para después abandonar el lugar antes de que empezaran los discursos.

"Sabemos de qué lado se habría parado el general Belgrano", afirmó el presidente de la entidad, Claudino Chamorro. Otro referente de los ex combatientes, Rubén Rada, explicó que, para ellos, "un acto sin pueblo no tiene sentido". El "gesto" de llegar a la ceremonia y luego partir fue simbólicamente mucho más elocuente y eficaz que si nunca hubieran ido.

Los integrantes del centro llegaron ayer temprano al Monumento a la Bandera. A las 7.30 cruzaron el vallado dispuesto por calle Córdoba y esperaron más de una hora el inicio del acto, pero después de cantar el Himno decidieron pegar media vuelta y retomar camino.

Aunque Chamorro y De Benedetto aseguraron a La Capital que el abandono de la ceremonia nunca había sido planificado, sino que surgió como reacción colectiva frente a un "acto cerrado, frío y elitista", en verdad hacía ya algunos días que venían levantando temperatura.

Excombatientes se fueron del Monumento

Cupo de invitados

Según contó ayer el secretario del Centro de Ex Soldados, el malestar comenzó después de que les llegara un "listado con 50 nombres y apellidos" de los combatientes que podrían sumarse al acto. Un "cupo" que rechazaron de plano. "Nadie se preocupó mucho por esos datos en 1982 antes de llevarnos a Malvinas", se indignó.

De hecho, sólo en Santa Fe residen unos 1.100 ex combatientes, unos 370 de ellos en Rosario, y de la conmemoración del Día de la Bandera en Rosario durante años y años siempre participaron veteranos de diferentes provincias argentinas.

Ayer, por ejemplo, a los rosarinos se sumaron otros ex soldados procedentes de Río Gallegos, Ushuaia, Balcarce y Buenos Aires. El número, como cabía esperar con un clima previo tan gélido, no pasó del centenar.

Rada recordó que, en cambio, en celebraciones de otros años llegaron a desfilar "entre 4 y 5 mil veteranos de todo el país: había misioneros, mendocinos, fueguinos, caminábamos cuadras y cuadras y todo era fiesta y griterío. Todos nos decían, «loco, qué amor a la bandera tienen en esta ciudad». Pero ahora todo eso se perdió".

Para el veterano, "la ciudad tiene que volver a plantearse cómo va a celebrar el Día de la Bandera, si va a dejar de adorno el Monumento o si va a recuperar la mística del festejo". Por eso, dijo, "salimos del acto después de honrar a Belgrano y a la bandera y fuimos a festejar con el pueblo".

Y así fue nomás. En pleno acto, plantando cara a las máximas autoridades del país, la provincia y la ciudad, los ex combatientes dieron media vuelta y se retiraron con su dignidad a cuestas.

"No quisimos avalar un 20 de Junio sin la gente, que no fue al acto simplemente porque sabía de antemano que estaba todo vallado", confirmó De Benedetto, quien responsabilizó de esa decisión al gobierno de Mauricio Macri. "Fue algo que bajó directamente de la Nación", aseguró.

Otro punto en el que coincidieron los dos dirigentes del centro rosarino de ex soldados de Malvinas fue que este 20 de Junio les dejó "más tristeza que bronca".

"Cumplimos con nuestro juramento como soldados de la patria y hoy 649 héroes siguen siendo custodios de la soberanía argentina sobre Malvinas", recordó Chamorro, quien sin embargo aclaró que el rechazo de su organización a una conmemoración tan restrictiva como la de ayer no se limitó a su condición de ex combatientes, sino de "ciudadanos".

Por extensión, estar en el "Monumento todo vallado y sin gente" les permitió literalmente "ver" de qué lado debían estar. Y hacia allá fueron.

Comentarios