La ciudad
Viernes 19 de Mayo de 2017

Los empleados del lavadero Workers que cerró sus puertas escracharon al dueño en un bar

Se trata de los empleados de Wokers, la empresa que el pasado 2 de mayo, sin previo aviso, dejó sin empleo a 26 obreros.

Los trabajadores del lavadero industrial Procesadora Workers, que el pasado 2 de mayo cerró sus puertas sin previo aviso dejando a 26 personas sin empleo, escracharon hoy al dueño de la empresa, quienes e encontraba tomando un café en un bar del bario Echesortu.
El hecho se registró en la esquina de Mendoza y bulevar Avellaneda, cuando los empleados del lavadero de Zeballos al 4600 encontraron a Diego Bustos, el responsable de Workers, tomando un café en el bar La Morada.
Allí, con carteles que rezaban "Queremos lo que por ley nos corresponde" y "Paguen nuestra indemnización", los trabajadores manifestaron su malestar por la situación que vive la empresa desde hace algo más de dos semanas.
Cabe recordar que antes del cierre, los empleados de Workers cumplieron jornadas reducidas debido a que la empresa estaba afrontando una crisis económica.
Según indicaron los trabajadores, la única oferta indemnizatoria es la entrega de algunas máquinas para que sean vendidas y así hacer conseguir dinero. "Seguimos igual, si la propuesta siguen siendo las máquinas estamos complicados. No podemos esperar a vender una máquina para vivir", contó uno de los empleados que participó del escrache.

Comentarios