La ciudad
Lunes 10 de Julio de 2017

Llevan a otras provincias una app rosarina para viajar con mujeres taxistas

En siete meses de funcionamiento la aplicación pasó de tener una demanda de 200 viajes semanales a 260 por día

Una aplicación rosarina para pedir taxis con mujeres al volante comenzó a funcionar también en Córdoba y en ciudad de Buenos Aires. La creadora de She Taxi, María Eva Junco, que creó la app en diciembre pasado, viajó a esos destinos para ponerla el funcionamiento. Se trata de una interfaz que opera en Rosario desde diciembre pasado y que, a través del boca en boca, aumentó la demanda local exponencialmente.

María Eva Junco tiene 45 años y hace ocho que pasa las noches manejando un taxi. Asegura que gracias a su profesión, hablando y escuchando conversaciones entre pasajeros y pasajeras, pudo entender algunas problemáticas que atraviesan a las mujeres. "Este a mí no me vende nada, es pura realidad", dijo a LaCapital dando dos palmadas al parabrisas del auto con el que trabaja. En el cruce de la ciudad, la noche y las mujeres encontró un nicho de trabajo.

En diciembre de 2016, puso en funcionamiento She Taxi, una app para pedir taxis que sean conducidos por mujeres. "Da tranquilidad a la pasajera y a la conductora", sostuvo la tachera, quien remarcó que el balance de los primeros 7 meses fue más que positivo. "Cuando empezamos éramos poquitas. Ahora se están sumando más y eso es bueno porque cada vez hay más demanda".

A fines de junio, Junco viajó a Córdoba, adonde 20 mujeres taxistas querían trabajar bajo esta modalidad. "La aplicación empezó a funcionar ni bien cargamos el mapa en el GPS", contó. Lo mismo ocurrió en Capital Federal, adonde la usan una docena de conductoras.

En Rosario hay 3.949 taxis habilitados para circular. El 30 por ciento de las chapas están a nombre de mujeres, lo que no quiere decir que sean ellas quienes circulen por la ciudad levantando pasajeros. Un relevamiento de la Secretaría de Transporte y Movilidad revela que en Rosario hay 307 mujeres que conducen taxis. El 5 por ciento tiene menos de 30 años; más de la mitad (el 51 por ciento) tiene entre 30 y 50 años; y el 41 por ciento, más de 50.

She Taxi no es una aplicación exclusiva para mujeres. Los hombres también pueden usarla, pero en la práctica no es lo más común. "Desde diciembre, cuando entró en funcionamiento, solamente llevé a 12 hombres", revela Junco. Que casi todas las usuarias sean mujeres y que en poco más de 7 meses de funcionamiento la cantidad de viajes solicitados a través de la app haya crecido de 200 a la semana a 260 al día, lleva a una pregunta inmediata: ¿Qué lleva a las rosarinas a elegir ser transportadas por otras mujeres?

"Las cosas están bastante difíciles para todos y, lamentablemente, para la mujer mucho más porque son un blanco de violencia", reflexionó Ivana M., una psicóloga de 31 años que suele utilizar el servicio por la noche y la madrugada, justamente en la franja horaria en la que She Taxi tiene más solicitudes. "Para mí la manera más segura y tranquila de moverse por la ciudad es con otra mujer al volante, porque una siente más confianza".

La mayoría de las usuarias consultadas coincide en el modo en el que supieron que este servicio existía: el boca en boca. "Una noche estábamos con amigas y una me recomendó que pidiera el taxi con la app. Cuando estás con amigas de noche y se empiezan a ir siempre estás atenta a que la otra llegue a su casa. Esperás un mensaje y si no lo recibís la llamás. Nos tuvimos que acostumbrar a eso porque las mujeres estamos más expuestas. Cuando ves que tu amiga se va con una mujer te quedás más tranquila", relató Daniela B..

Las conductoras hablan de esa misma tranquilidad al transportar a mujeres. Algunas trabajan también con otras aplicaciones, o con la radio, pero deciden priorizar los viajes que salen por She Taxi. "Hay unas 80 taxistas registradas pero las que la hacemos funcionar todos los días somos alrededor de 40. Priorizamos la aplicación porque queremos garantizar el funcionamiento", explicó Junco. Para las conductoras, con She Taxi se estimula que las mujeres ganen terreno en un rubro históricamente reservado para los hombres. "Ojalá seamos cada vez más", anheló Junco.

Comentarios