La ciudad
Martes 16 de Agosto de 2016

Las reglas y los cambios de hábito y consumo

En medio de la polémica por los controles de la noche rosarina, los cuestionamientos del arco opositor, de los propietarios de bares y boliches...

En medio de la polémica por los controles de la noche rosarina, los cuestionamientos del arco opositor, de los propietarios de bares y boliches, y las repercusiones por el homicidio del joven Gerardo Escobar a la salida del pub La Tienda, la intendenta Mónica Fein buscó dar señales desde septiembre del año pasado: decretó la limitación del funcionamiento de los "bares conflictivos" y prometió enviar una nueva regulación al Concejo, que recién lo estaría haciendo en los próximos días.

Desde el gobierno municipal alegaron en su momento que carecían de herramientas legales para actuar preventivamente y evitar que esa tergiversación de rubro se consumara.

En ese marco, la mandataria reglamentó parte de una norma sancionada hace más de 40 años atrás. Le buscó poner una especie de cepo a los denominados "after hours conflictivos".

Pero sigue fuera del radar la creciente tendencia de los jóvenes, y no tanto, a organizar y realizar las previas y fiestas "privadas" en domicilios y casas de fin de semana, donde se vuelven más complejas las posibilidades de control por parte de los distintos niveles del Estado.

Comentarios

Últimas Noticias