La ciudad
Martes 24 de Enero de 2017

Las obras en el teatro El Círculo alteraron el centro rosarino

Ayer comenzó la remoción de adoquines en Laprida y Mendoza. La renovación durará 60 días y cambia el recorrido de 26 líneas de ómnibus

Los trabajos de renovación en el entorno del Teatro El Círculo, en la intersección de Laprida y Mendoza, comenzaron ayer y alteraron el funcionamiento de la zona céntrica de la ciudad. La Municipalidad inició la remoción de los adoquines, enmarcada en el proceso de revitalización y puesta en valor del Area Histórica, y esas tareas implicaron la interrupción del tránsito en la zona y la modificación de paradas y recorridos de 26 líneas correspondientes al Transporte Urbano de Pasajeros (TUP).

El calor fue el gran protagonista de una jornada que sirvió para poner en marcha una serie de cambios que se extenderán durante 60 días, aproximadamente, en esta reconocida esquina rosarina. El empedrado grueso, colocado en 2004 para el Congreso de la Lengua, está siendo removido ya que exhibía hundimientos y un deterioro que se reflejó en el interior del teatro, con daños en la estructura del emblemático edificio.

No fue fácil para los vecinos. A la gran mayoría le costó bastante incorporar el nuevo escenario. "Este empedrado siempre anduvo mal, pero yo no sé si esto es lo que más necesita la ciudad en este momento", expresó Hugo, quien vive en un pasillo de Laprida al 1200. Y exclamó: "Si sabían que iban a hacer esto, tendrían que haber comenzado a principios de enero, para ganar días, y que no se extienda sobre el arranque de las clases".

"A nosotros nos afecta bastante porque trabajamos con la gente que viene en auto al centro", señaló el responsable de una cochera que tiene ingreso por Maipú y Mendoza, quien apuntó también que "deberían organizarse mejor estas intervenciones en las veredas, porque a cada rato viene una empresa y rompe sobre arreglos recientes de otras".

"A nuestra clínica viene gente muy grande y se les va a dificultar poder llegar", contó una empleada de un centro oftalmológico ubicado por calle Mendoza al 800.

"Hoy ya se empezó a sentir un menor flujo de gente", confió un cerrajero de calle Laprida. "La verdad es que esto nos afecta muchísimo. Hoy no entró casi nadie", sostuvo Daiana, moza del bar de la esquina de Laprida y Mendoza, sin dudas uno de los comercios más perjudicados durante el desarrollo de esta obra.

En tanto, una empleada en un comercio frente a El Círculo reconoció que "estos arreglos son necesarios. El teatro siente las vibraciones sobre este empedrado, que necesitaba ser cambiado. Es una postal de la ciudad y debe estar en condiciones".

Para asesorar a los vecinos, jóvenes identificados con remeras del Ente de la Movilidad se ubicaron en las paradas de colectivos, nuevas y viejas, para comentar los cambios de recorridos. Con serenidad, corrección y amabilidad, se acercaban con palabras y folletos explicativos.

Es que estos trabajos de revitalización en el exterior de El Círculo provocaron modificaciones en los trayectos de muchos ómnibus. La más afectada fue la línea de trolebuses K, que tuvo que implementar un transbordo en Mendoza y Corrientes, donde un coche de enlace (sin catenaria) llega hasta la Ciudad Universitaria y regresa al mismo punto, donde vuelven a subir a un trole tradicional.

"Hoy funcionó todo correctamente, y cada vez que llegaba una K estaba el enlace esperando para seguir el recorrido", comentó Víctor, un comerciante de la cuadra que suele utilizar la línea de trole.

En esa esquina hubo dos jóvenes por turno,del Ente de la Movilidad, que facilitaban los movimientos con sus indicaciones. Y seguirán haciéndolo por varias jornadas.

Comentarios