La ciudad
Martes 12 de Enero de 2016

Las inmobiliarias rechazan la intervención estatal en los alquileres

Desde el sector inmobiliario critican al proyecto de creación de un servicio público de alquileres con participación del Estado como arbitraje entre propietarios e inquilinos.

Desde el sector inmobiliario rechazaron la propuesta de establecer un servicio público de alquileres con participación del Estado municipal, nuevamente planteada días atrás por la Concejalía Popular a cargo de Nire Roldán para hacer frente a la problemática entre propietarios e inquilinos.

"Es inviable y demagógico. Crearle un cepo a las locaciones fomentará la conflictividad", advirtió Carlos Rovitti, titular del Observatorio Inmobiliario de Educación para Crecer y ex presidente de la Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario (Cadeiros).

La Concejalía Popular realizó un relevamiento del mercado inmobiliario local y detectó un aumento en el precio de los alquileres del 30 por ciento interanual (y casi un 70 por ciento bianual).

Frente a ello, el Ejecutivo local tiene proyectado junto a la Concejalía Popular implementar un servicio público de locaciones. "Se trata de un dispositivo con participación del Estado municipal, inquilinos, propietarios e inmobiliarias con atribuciones de asesoramiento, ayuda y defensa de un contrato de alquiler justo, que cuente con una base de datos que facilite políticas públicas, evitar la evasión y eliminar comisiones excesivas", había explicado Roldán, el impulsor de la iniciativa.

Sin embargo, Rovitti aseguró que la renta actual de los inmuebles es la más baja de los últimos 20 años. Según el seguimiento realizado por el Observatorio, si el costo histórico promedio de un alquiler era del 0,7 por ciento al 0,9 por ciento del valor del inmueble, "ahora da el 0,35 por ciento".

A su vez, el dirigente empresarial destacó que en 2014, desde la Asociación Empresaria de Rosario (AER), se debatió y se acordó actualizar los alquileres tomando como referencia las paritarias.

"El tema de los alquileres es de mucha sensibilidad social porque se trata, sólo en Rosario, del hogar de 300.000 personas, que por diversos motivos no pueden acceder al techo propio", afirmó.

Rovitti consideró que la participación del Estado municipal, a través del servicio público impulsado por Roldán, "es inviable, crea falsa expectativa: es demagógico". Y consideró que "ponerle un cepo al alquiler puede hacer florecer un mercado negro, con lo cual hay que buscar un equilibrio entre las partes".

Desde el sector inmobiliario ya se presentó en el Concejo Municipal un modelo de contrato de alquiler "orientativo y ajustado a ley para que la ciudadanía tenga un marco de referencia a la hora de firmar su propio contrato de locación".

Comentarios