asignatura pendiente
Domingo 22 de Mayo de 2016

Las comisarías de la ciudad siguen siendo un depósito de autos secuestrados

Desde 2012 se vienen sucediendo las promesas oficiales de terminar con este problema, pero pasan los años y los vecinos lo siguen padeciendo.

A poco más de un año de haber "limpiado" de autos abandonados algunas comisarías, el problema sigue sin resolverse y varios destacamentos continúan abarrotados de vehículos incautados tras varias promesas e intentos de encauzar la situación. En algunas ocasiones se forma una doble fila que cubre toda la cuadra, en otras hay rodados que están completamente oxidados o incendiados y ocupan toda la acera.

Los problemas en las calles en las que se encuentran las comisarías derivan en un inevitable caos de tránsito debido, en algunos casos, a la "superpoblación" de vehículos que descansan en los frentes de los destacamentos. En los variados y múltiples planes de readecuación de comisarías que ha presentado el gobierno provincial, se mencionaba la limpieza de los frentes de las seccionales. Nada ha cambiado y los afectados siempre son los mismos: vecinos, peatones y automovilistas.

Zona de promesas. A principios de agosto de 2012, el por entonces jefe de policía de la ciudad, Walter Miranda, detalló que "por un pedido muy especial" del ex ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, se había comenzado con los trabajos de retiro de los autos estacionados en las puertas de las comisarías.

Además, aseguró que el depósito municipal (de avenida Gallino al 7900) estaba "rebasado" y que se estaba habilitando un predio para la misma finalidad en el inmueble de la Jefatura, en avenida Francia al 5200.

El motivo de la demora, según detalló en aquel momento Miranda, era que todos esos rodados debían "preservarse como elementos de prueba hasta que la Justicia permita su compactación".

Todo sigue igual. La Capital realizó un recorrido por distintas seccionales y pudo constatar que en Cafferata al 300, donde se sitúa la comisaría 7ª, ambas manos son usadas para estacionar en esa cuadra del pequeño corredor comercial de barrio Luis Agote.

Por allí pasan cinco líneas de colectivos (102 negra, 136, 137 y las dos variantes del 146, la negra y la roja) y eso supone una dificultad mayor a la hora de circular por una calle sumamente transitada.

A su vez, frente a la seccional, donde hay autos remitidos por la policía, reza un cartel de la Municipalidad que señala que "el contenedor ha sido movido de lugar a la vuelta".

Un caso un tanto más severo se observó en la comisaría 6ª, en San Luis al 3200 (entre Crespo y Vera Mujica). Allí hay rodados de lo más variados de una esquina a la otra ocupando toda la cuadra. Autos sin ruedas, con neumáticos desinflados, con vidrios o su estructura rota y hasta uno completamente oxidado en la proximidad a Crespo.

En este sector de Echesortu se puede ver cambiada la fisonomía de la cuadra ya que, por las características que presentan los autos estacionados en ella, en un gran porcentaje pertenecen al destacamento policial; esto obliga a parar en doble fila a los patrulleros y demás autómoviles que deban detenerse, y hasta a colocar el contenedor de residuos en lo que sería la mitad de la calle.

Como si esto fuera poco, la cuadra también cuenta con bicisenda, lo que reduce aún más el ancho de la calle.

Punto positivo. Así como se observaron casos irregulares, también se destacaron seccionales que no presentaron inconvenientes. En la comisaría 1ª, de Juan Manuel de Rosas al 1300, se pudo ver que en la cuadra no había autos decomisados.

Lo único negativo fue que en un lugar destinado al estacionamiento de vehiculos particulares había vallas colocadas con el objetivo de reservar los lugares. Y a la par de esas vallas, un patrullero estaba estacionado en doble fila.

En la comisaría 5ª, en tanto, de Italia al 2100, todo el sector de estacionamiento colmado, pero de autos particulares. Allí no había móviles ni autos decomisados que obstruyeran el paso al momento de la recorrida.

Volver a empezar. En marzo del año pasado se anunció que del frente de la comisaría 11, de Lamadrid 270 bis, se habían retirado todos los vehículos en completo estado de abandono y destrucción total. En su momento se habían liberado 46 automóviles que se encontraban en la puerta de la seccional.

Sin embargo, actualmente ya hay una veintena de vehículos estacionados en el frente y en un pasaje paralelo a ese destacamento. Están destruidos, abandonados, con cubiertas desinfladas por el paso del tiempo e, incluso, dos de ellos están incendiados.

Cabe recordar que ya se había tratado un proyecto de ordenanza para la remoción de los vehículos en caución frente a las comisarías de la ciudad. El mismo, de expediente número 192.699 del Concejo Municipal, fue presentado por la concejala Fernanda Gigliani y el por entonces edil Héctor Cavallero (hoy diputado provincial) en diciembre de 2011 y tratado en febrero de 2012.

Hoy, los anuncios oficiales sólo fueron eso, anuncios. En las comisarías los autos decomisados se siguen amontonado. Un problema al que el Estado parece no encotrarle solución.

Comentarios