La ciudad
Sábado 29 de Julio de 2017

La UTA alerta que cada vez hay más conflictos con pasajeros por las frecuencias

El líder del sindicato aseguró que son diarias las peleas con la gente que sube a las unidades, en especial por los horarios que pasan los ómnibus.

Tras la muerte de un chofer que se infartó después de discutir con un pasajero, el titular de la UTA, Manuel Cornejo, advirtió ayer que son cada vez más frecuentes los conflictos con los usuarios. "Esto es de todos los días. Tenemos discusiones por diferentes temas, en especial por las malas frecuencias. La gente se sube encabronada al colectivo y se la agarra con el conductor", precisó el histórico líder gremial. "El tránsito en Rosario es una locura. Y los choferes manejamos con horarios. Las calles están saturadas de vehículos", agregó para deslindar responsabilidades.

El jueves falleció Enzo, el chofer de 53 años de la línea 122 que el domingo pasado sufrió un infarto en el marco de una discusión con un usuario mientras manejaba el colectivo en Córdoba y Francia, derivó en un reclamo gremial.

El jefe de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) remarco por La Ocho que lo ocurrido "no fue un caso aislado. Lamentablemente esto es de todos los días. Es un tema viejo y es parte de nuestro trabajo".

Según Cornejo, "las discusiones se dan a diario por diferentes temas. Lamentablemente, en este caso derivó en un infarto que fue fatal para un compañero", indicó.

Si bien aclaró que los conflictos a bordo de las unidades se daban por diferentes razones, reconoció que "el tema de las malas frecuencias" es de los más presentes.

"La gente sube encabronada al colectivo y se la agarra con el conductor. Hay gente que busca la discusión, pero hay que tratar de no prestarse a eso. Pero a veces no se puede evitar y se producen estas situaciones con resultado fatal", sostuvo.

Cornejo comentó que el problema de las discusiones arriba de los colectivos "se habló con las autoridades municipales muchas veces, pero es imposible evitarlo con el sistema de colectivos que tenemos".

En ese sentido, mencionó que sólo "la línea Q viene de fábrica con la cabina del conductor aislada del pasaje y ahí el chofer va encerrado. Pero no se puede implementar en el resto de los vehículos".

Luego el referente del gremio de los colectiveros deslindó responsabilidades respecto a los déficit en la prestación del servicio de transporte urbano de la ciudad. "El tránsito en Rosario es una locura, y los choferes manejamos con horarios que no son fáciles de cumplir".

"Las calles _continuó el histórico líder gremial_ están saturadas de autos. Nadie respeta las normas de tránsito. En la bicisenda circulan motos. Nadie respeta los semáforos y la gente habla por teléfono mientras conduce".

Reclamo de larga data

No es la primera vez que la UTA cuestiona el nivel de congestionamiento del tránsito en la ciudad. En febrero de este año el gremio planteó sus reparos a que en algunas arterias coexistan bicisendas, autos, veredas ensanchadas y colectivos, tras el cambio de recorrido de muchas líneas del sistema urbano en el centro.

"Hay calles donde definitivamente no puede haber esta superposición, más teniendo en cuenta cómo está el tránsito en la ciudad", dijo hace cinco meses Cornejo, tras lo cual sugirió al municipio y a los concejales que evalúen el posible cierre del microcentro para automóviles particulares.

Según Cornejo, "hoy manejar un colectivo es prácticamente volverse loco con todos los cortes que hay de Aguas, piquetes y desvíos que hay por las reformas de las calles".

"Entrar al centro _siguió_ desde Pellegrini y Oroño hacia el río es una cosa de locos. Pero bueno, a la Municipalidad le gustan las bicicletas y hace bicisendas por todos lados", sumó con ironía.

"Hay mucho amontonamiento en el centro, se hace muy pero muy difícil manejar en auto. Imagínense en colectivo, semejante aparato, ni hablar de los coches articulados, que son imposibles, son para otras ciudades y tramos largos", remató.

Comentarios