Amsafé
Domingo 12 de Marzo de 2017

La única escuela pública de joyería del país da batalla para sobrevivir

Es la tecnicatura en producción de joyas que se dicta desde los años 60 en la Escuela Crisol. Los docentes denuncian "constantes ajustes".

Tiene más de medio siglo y una historia que la hace única. Logró sobrevivir en los años 90 a los embates de los que fueron víctimas todas las escuelas técnicas; sin embargo, la decena de docentes que están al frente de la Tecnicatura en Diseño y Producción de Joyas en la Escuela Nº 472 Crisol denuncian el constante ajuste que vienen sufriendo: dificultades para acceder a insumos a cuentagotas, la falta de infraestructura necesaria, una ubicación que hace que año a año la matrícula vaya decayendo aún más, y el vencimiento de un contrato de alquiler en junio próximo que los deja "sin saber qué va a pasar", advierte Maricel Ortíz, una de las docentes. Es que si bien les aseguran que el traslado será a la sede de la escuela, a cuatro cuadras sobre Pasaje Magnano, allí las obras para recibirlos aún no comenzaron.

   "Hace años que desde el Ministerio de Educación de Santa Fe venimos escuchando que la provincia tiene una deuda histórica con la Escuela Crisol, que debe ser tratada como la escuela única que es y que por eso debe haber una reparación histórica, pero eso siempre queda en palabras", afirma con bronca Claudia Luciani, docente y ex alumna, en el galpón de Caupolicán al 300, donde los talleres están funcionando.

   Es que la escuela tiene una historia de más de medio siglo y un derrotero al que sobrevivió no sin dificultades.

   Originalmente, funcionando en Entre Ríos al 1400 y en la órbita nacional, otorgaba el título de Técnico en Joyería, Relojería, Grabado y Engarzado, y en 1983 también fue la primera en la provincia en sumar a su currícula la tecnicatura en computación.

   Hasta la década de los 90 sus alumnos y plantel docente se ocuparon de la reparación y mantenimiento de relojes emblemáticos de la ciudad, como son los de las iglesias Catedral, Nuestra Señora de Lourdes, Santa Rosa de Lima y San Ramón Nonato, e incluso se ocuparon según cuentan los actuales profesores de los enromes artefactos de relojería que están en el Palacio Municipal y la Facultad de Derecho.

   Pese a eso y a que los alumnos llegaron hasta recibir becas de del gobierno de Suiza, en los 90, con la ley federal de educación se trasformó en tecnicatura en bienes y servicios, y la relojería se perdió para nunca recuperarse.

   "A esta escuela lo que le pasó es que le robaron su historia, ya no hay escuela que forme relojeros, ni pública ni privada", alertaron los docentes.

Bastión

El diseño y fabricación de joyas, un espacio desde donde se hicieron objetos emblemáticos como obsequios que se entregaron a visitantes distinguidos como los Reyes de España o los souvenirs para los participantes del Congreso de la Lengua, fue defendido a capa y espada, y en 2012 tras varios años de pelea se logró la homologación del plan de estudio.

   De hecho, el plantel docente de la tecnicatura está conformado por ex alumnos, que en todos los casos no sólo dan la pelea "por un sentimiento de pertenencia", sino además porque están convencidos de que "hay un mercado laboral afuera al que los chicos pueden sumarse, o incluso pueden arrancar con un banco y algunas herramientas trabajando en su casa", afirman las docentes.

   Oscar Cucurullo indica que "Rosario tiene entre 8 o 9 fábricas" de diseño y fabricación de joyas, e incluso señala que todos ellos pasaron alguna vez en su vida laboral por calle Maipú y recordó que con la formación que le brindó la escuela trabajó varios años en el exterior.

   Pese a todo eso, afirman que desde la homologación del título hacia adelante todo fue "ajustar y ajustar, y siempre se apunta al taller: cargos docentes que no se cubren, materiales a cuentagotas y malas condiciones".

   "En el último concurso de titularización de cargos el año pasado se ofrecían siete cargos para la tecnicatura, sin embargo, 24 horas antes del cierre, se había reducido a cuatro y tres personas se quedaban sin trabajo", recalcó Ortíz y señaló que la situación se pudo revertir a través del reclamo gremial hecho desde Amsafé.

Autogestión

Miguel Estanga no sólo hace hincapié "en la falta de insumos, en materiales que no se reponen, herramientas que no se compran y sólo el 30 por ciento de lo que se pide para trabajar, llega", sino que además recordó que años atrás materiales y herramientas de la escuela "se malvendieron, y nunca se recuperó ni el dinero ni las herramientas".

   Por eso, si bien están esperando la compra de insumos que pueda hacerse a través del financiamiento nacional conseguido a mediados de 2016 y que aún no se concretó, los docentes afirman que "el taller podría autogestionarse: sólo haciendo las medallas de los graduados de toda la provincia, con un poco de ayuda del Ministerio de Educación, podríamos sostenernos".

Sin condiciones de seguridad y un traslado todavía incierto

El galpón de Caupolicán al 300 no sólo no reúne las condiciones de seguridad —se trabaja con garrafas cuando debería haber una red de gas subterránea—, sino que además en junio debe ser desalojado. Si bien el proyecto es llevarla a la sede de la escuela sobre el Pasaje Magnano, las obras aún no empezaron, dijo el director, Guillermo Arnold. E insistió en que "la tecnicatura va a continuar".

   "Esta es una escuela única, que debería estar en un lugar de la ciudad accesible a chicos de Rosario y la zona", recalcó Alcides Lombardo.

   La inseguridad es otro de los puntos que remarcan: la sede de la escuela tiene los rastros de una balacera y los talleres fueron violentados, no se pueden guardar materiales de valor para trabajar ni productos químicos porque son "sustraídos", cuentan. Hubo pedidos de traslados y proyectos al Ministerio de Educación, pero no tuvieron respuesta.

Comentarios