La ciudad
Viernes 15 de Septiembre de 2017

La tarifa horaria mete ruido sobre los costos

El nuevo sistema de transporte de la ciudad tendrá entre sus principales novedades una tarifa horaria y no ya por viaje. El pasajero podrá hacer trasbordos sin cargo durante una hora en el tramo diurno y de dos durante la noche y los fines de semana. Este esquema supone modificar sustancialmente la actual estructura de costos del sistema, basado en un boleto por viaje abonado.

El nuevo sistema de transporte de la ciudad tendrá entre sus principales novedades una tarifa horaria y no ya por viaje. El pasajero podrá hacer trasbordos sin cargo durante una hora en el tramo diurno y de dos durante la noche y los fines de semana. Este esquema supone modificar sustancialmente la actual estructura de costos del sistema, basado en un boleto por viaje abonado.

El concejal justicialista Osvaldo Miatello, impulsor de la ordenanza que estableció los criterios del ajuste automático de la tarifa dos veces al año con tope referenciado en los aumentos salariales, advirtió que el nuevo esquema tarifario modifica el cálculo del valor real del boleto.

Ese cálculo arroja como resultado la estructura de costos del sistema, sobre el cual la Intendencia puede subir la tarifa del transporte en marzo y septiembre de cada año. El límite es el promedio de incremento salarial de los trabajadores.

La propia intendenta reconoció que la tarifa horaria modifica la estructura de costos. En paralelo mencionó que si más gente se sube a los colectivos por hora, pagando la tarifa convencional, el sistema se fortalece y habrá más pasajeros transportados por kilómetro recorrido.

Consultada sobre la tarifa inicial del nuevo sistema, la secretaria de Transporte y Movilidad, Mónica Alvarado, sostuvo que "dependerá de la evolución de los índices inflacionarios desde ahora hasta el momento del debut". La funcionaria resaltó que el Ejecutivo resignó la facultad de ajustar de manera automática el boleto como le había autorizado el Concejo.

Pero queda pendiente el recurso de, eventualmente, enviar un mensaje al Palacio Vasallo con estudios técnicos que soliciten una suba de la tarifa, como se hacía hasta que el cuerpo aprobó la norma elaborada por el edil Miatello.

El último estudio de costos publicado corresponde al bimestre enero-febrero y arrojó un valor real de $10,90, frente a una tarifa que pagan los usuarios de $9,70 para el viaje convencional.

Trascendió que los últimos datos técnicos ubican la tarifa real en torno a los 13 pesos. Con lo cual el escenario de cara a enero es de cierta incertidumbre por el desfasaje entre los costos y los ingresos.

Comentarios