La ciudad
Lunes 26 de Junio de 2017

La tarea de desandar mitos a través de una instalación sobre "De eso no se habla"

Claudia nunca se sintió parecida a los Raimondo, una familia del norte de Italia, casi alemanes. "Yo petisa y morocha, sólo me reconocía en el carácter, en la forma de hablar, de comer, de vestirme", recuerda esta artista plástica, autora de la instalación "De eso no se habla", una obra que aborda la problemática de las personas apropiadas ilegalmente y su lucha por recuperar la identidad, que se inauguró la semana pasada en la facultad de Humanidades y Artes de la UNR.

Se trata de una centena de batitas, cada una con algunas pistas que ayudan a construir la historia de sus dueños, hoy adultos que reclaman su derecho a conocer una parte importante de su historia.

"Durante mucho tiempo venimos reclamando a las oficinas del Estado que asistan en estas búsquedas", señala Raimondo y destaca que la tarea principal es instalar el tema, mostrar que no se trata de una problemática individual y, también, desandar algunos mitos.

No somos desagradecidos

"Nosotros no somos personas desagradecidas con quienes nos criaron. No estamos buscando padres o madres, porque tenemos nuestras familias. Lo que necesitamos es reconstruir nuestro origen, buscamos lo que para todo ser humano es un derecho inalienable y tiene que ver con el derecho a la identidad", asegura.

La gran mayoría de quienes están en esa búsqueda, afirma, "sentimos que nos quitaron algo relacionado con nuestra identidad. Nadie cuestiona que nuestros padres de crianza lo hayan hecho por cariño, por amor. Es más, creo que uno tiene la entereza para buscar porque es una persona integra, que fue educada en un montón de valores y que acepta iniciar esta búsqueda porque es su derecho".

Para Claudia, hay también "muchas personas que necesitan encontrar a alguien con quien identificarse, porque quizás nunca pudieron en su familia de crianza lograr ese sostén. Muchos dicen que buscan un reflejo, la mayoría somos físicamente muy distintos de la gente que nos crió. Eso es lo que buscamos todos: una historia para completar, algo como una vuelta de tuerca para cerrar todo lo que te pasa después de que, ya adulto, te enterás que fuiste adoptado o apropiado y sentís que te pasa un tsunami por encima. Pero que, cuando te recomponés un poco, sentís que querés saber qué pasó".

Comentarios