La ciudad
Martes 06 de Junio de 2017

La solidaridad desbordó una escuela tras la muerte de dos nenas en un incendio

Es la Juana Elena Blanco, de Pasco 453. Allí se reciben donaciones para ayudar a la familia. Las víctimas eran alumnas de 2º y 5º grado

Tras la tragedia desatada el viernes pasado en una precaria vivienda del barrio República de la Sexta, en la que murieron dos hermanas de 8 y 10 años en un incendio, las muestras de solidaridad no se hicieron esperar. A la Escuela Juana Blanco (Pasco 453) donde asistían las víctimas llegaron donaciones de todas partes de Rosario. E incluso, varias escuelas hicieron una cadena para recolectar ayuda.

Hacia las 2 de la madrugada del viernes pasado, en una casilla de Pasco y Convención, muy cerca de la barranca que mira a avenida Belgrano se desató la tragedia.

Según las primeras versiones, ante un apagón generalizado de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) en el barrio, uno de los cinco niños que estaban junto a la abuela, Doña María, encendió una vela para iluminar el cuarto en el que dormían.

La fatalidad quiso que el fuego alcanzara una cortina de una ventana y de allí en más en pocos instantes ardió toda la vivienda. Los hermanos de 15, 13 y 5 años pudieron salir de la casa, pero lamentablemente Aylén y Geraldine, de 8 y 10 años, murieron entre el humo y las llamas. El fuego arrasó con todo. Sólo quedaron las paredes y las puertas.

Las niñas acudían a la escuela Juana Elena Blanco, donde ayer y en medio de un dispositivo del gabinete socioeducativo, volvieron las clases tras el duelo del viernes.

El regreso a las aulas fue en medio del desconsuelo y el dolor de las maestras y las compañeras de 2º y 5º grado de las niñas fallecidas. Un dolor irreparable que será incesante para la familia y sus amigas.

Amén de esta tragedia, el espíritu solidario de los rosarinos no se hizo esperar. Y la institución dispuso un salón para recepcionar la ayuda de la comunidad para —al menos— volver a empezar en las cuestiones materiales.

Según indicaron los directivos de la Juana Blanco, se montaron cadenas de solidaridad entre las escuelas. Participaron en la recolección de la ayuda la Nº 96 Florentino Ameghino (Buenos Aires 2027) y la Nº 88 Juana Manso (Mitre 2337).

Ayer por la tarde, el espacio destinado a colectar las donaciones estaba abarrotado. Colchones de dos plazas, frazadas, ropa, camas de una plaza, un anafe, juguetes, calzado y hasta una estufa.

También se recepcionaron alimentos no perecederos y otros elementos para la ayuda inmediata a para Mariano Medrano, el padre de las nenas fallecidas y sus hermanos, quienes se acomodaron momentáneamente en la vivienda de un familiar, en pasaje Aguirre 6030.

Desde el viernes pasado tres áreas de la Municipalidad están trabajando de cerca con este caso. Intervienen la Dirección de Infancia y Niñez, y las secretarías de Salud y Desarrollo Social.

El drama desató una situación más compleja a nivel intrafamiliar que tardará tiempo y trabajo de operadores sociales para encauzar. Pero la colaboración será bienvenida en medio de la devastación. Al hombre de 36 años le quedan varios desafíos. Entre ellos, reconstruir la vivienda, para lo cual necesitará materiales para la construcción y la ayuda de la sociedad.

Por las redes sociales, Organizaciones No Gubernamentales también se hicieron eco de la situación de la familia Medrano, al igual que algunos legisladores locales. Todo República de la Sexta quedó shockeado por lo sucedido. El padre de las víctimas había indicado a La Capital que al momento del incendio se encontraba trabajando en un bar de Pichincha y que los 5 niños se encontraban al cuidado de su madre, de 84 años. Al llegar a su hogar, ya era demasiado tarde.

Comentarios