Fiesta electrónica en Arroyo Seco
Domingo 22 de Enero de 2017

"La responsabilidad por lo que pasó en la rave de Arroyo fue del Estado"

Lo planteó el abogado defensor de los dos organizadores. Remarcó que había policías de adicional que debían controlar la seguridad.

A tres semanas de la trágica fiesta electrónica en Arroyo Seco donde murieron dos jóvenes, los organizadores del encuentro rompieron el silencio. "La responsabilidad de lo que pasó fue del Estado", aseveró el abogado Adrián Ruiz, defensor de los empresarios Alan David Van Broock y Gino Piazzese. "Si bien el consumo de drogas es de competencia federal, la seguridad depende de la provincia y había policías adicionales en el boliche que debían haber evitado que ingresen pastillas", agregó. Para el letrado "es un despropósito pensar que dos organizadores de fiestas son responsables del tráfico y consumo de sustancias. El tema es que se está usando la tragedia con fines políticos", agregó.

   La fiesta electrónica del 1º de enero en el boliche Punta Stage dejó dos víctimas fatales. Giuliana Maldovan, una chica de 20 años que se descompensó presuntamente por consumo de drogas sintéticas y Lucas Liveratore, de 34 años, quien murió en su casa tras regresar del evento, a causa de una hemorragia general irreversible.

   La causa está siendo investigada por la Justicia Federal ante la presunción de que los fallecimientos ocurrieron por el consumo de drogas. Por ahora el expediente no tiene imputados pero si decenas de testimonios (ver aparte).

   Pero la Fiscalía sospecha que pudo haber existido un facilitamiento para el consumo de sustancias. Y por esa razón solicitó que se prohíba salir del país a Van Broock y Piazzese.

   En diálogo con La Capital, el abogado de los organizadores salió al cruce de esa presunción. "Todas las exigencias que estaban en el contrato entre la organización y el dueño del local (Punta Stage) se cumplieron", destacó.

   Según pudo saber este diario, la defensa presentó ante los investigadores el vínculo contractual y todas las acciones que llevaron adelante desde la productora previo al evento y la madrugada de la fiesta en materia logística, de contrataciones, elementos sanitarios y de seguridad.

   Para Ruiz, "es un despropósito pensar que dos organizadores artesanales de una fiesta son responsables del tráfico y consumo de sustancias prohibidas. Es cuanto menos una interpretación reduccionista".

   Según el letrado, "lo que pasó en la rave de Arroyo Seco fue responsabilidad del Estado, desde los niveles más altos hasta los controles más básicos. Y si bien el consumo de drogas es de competencia federal, la seguridad depende de la provincia".

   Al respecto, remarcó que "los organizadores pagaron policías de adicional en el boliche que debían haber evitado que ingresen pastillas ya que estaban custodiando el lugar".

   Ruiz indicó que sus defendidos "en ningún momento advirtieron sobre la presencia de pastillas en la fiesta y de gente que estuviera consumiendo. Si no, habrían dado aviso a las autoridades".

   El abogado de los organizadores interpretó que lo ocurrido, "una verdadera tragedia se está utilizando políticamente. A nadie se le escapa que el intendente de Arroyo Seco es del Frente para la Victoria, que la provincia es gobernada por una coalición radical-socialista y que el PRO también tiene ambiciones de poder en la región y en Santa Fe".

   Consultado sobre la estrategia de la defensa en el proceso judicial, Ruiz aclaró que sus defendidos "no están imputados, con lo cual no corresponde solicitar ninguna medida. Hemos prestado colaboración, aportado documental, pero al ser una investigación federal, no tenemos acceso a la instrucción de la causa y desconocemos el rumbo del expediente".

   En esa línea, sumó: "Los organizadores del evento cuidaron todos los detalles para la fiesta, no sólo desde el punto de vista comercial sino por la magnitud del evento que convocaba mucha gente por tocar uno de los DJ más importantes para quienes siguen la música electrónica".

Comentarios