La ciudad
Martes 18 de Julio de 2017

La pericia oficial apunta a que el incendio de Monticas habría sido intencional

La pesquisa hecha por Bomberos Zapadores hace referencia a la presencia de trapos y papeles encendidos. Interviene Fiscalía

La pericia realizada por Bomberos Zapadores sobre las causas que motivaron el voraz incendio en el predio de la transportista Monticas desliza la hipótesis de un factor intencional. En un extracto del informe remitido a la Unidad de Investigación y Juicio de Fiscalía por parte de los pesquisas, se hace referencia a elementos de llama libre, como trapos y papeles encendidos con material de fácil combustibilidad dentro de los colectivos que se propagaron al resto de los coches provocando daños en 45 colectivos.

El fuego se declaró el jueves, pasadas las 20, en el interior de un micro de larga distancia y rápidamente se acrecentó, hasta alcanzar al resto de las unidades en desuso que se encontraban en el predio de Juan José Paso y Travesía.

Los coches se encontraban en el fondo del predio, más precisamente en un anexo. Allí quedó afectada prácticamente la totalidad de las unidades que se encontraban en ese terreno, de 80 por 60 metros.

Para sofocar el siniestro fue necesaria la presencia de ocho dotaciones de bomberos entre Zapadores y Voluntarios de Rosario, Pérez y Villa Gobernador Gálvez.

El fuego fue detectado por personal de vigilancia y, tras el rápido accionar de las brigadas socorristas, no hubo que lamentar heridos pero sí se demoraron varias horas hasta controlar las llamas y enfriar la zona.

Tras días de hermetismo en torno a la investigación y con gran expectativa, ayer se divulgaron algunos indicios de la pericia efectuada por Bomberos Zapadores y girada en primer término a la fiscal de Flagrancia Verónica López, quien había ordenado las primeras pericias en torno al hecho.

La fiscal había solicitado la realización de pericias en Juan José Paso y Travesía, además del levantamiento de rastros. También solicitó imágenes de las cámaras de videovigilancia de la zona y algunas testimoniales que pudiesen aportar datos útiles.

Ayer se confirmó que con el resultado de la pericia de Bomberos, todas las actuaciones pasaron a manos de la fiscal de Investigación y Juicio, Juliana González. De ahora en más, será esta unidad del Ministerio Público de la Acusación la encargada de confirmar lo que ayer era un fuerte rumor: los pesquisas se inclinan por el incendio intencional.

Lo concreto hasta ayer es que el informe de Bomberos Zapadores, girado a la Fiscalía Regional Segunda, da cuenta de que se produjo a través del contacto de elementos de llama libre (trapos, papeles encendidos, entre otras cosas) con material de fácil combustibilidad dentro de los colectivos (tela de tapizados de asientos plásticos y gomas, por ejemplo) entrando éstos en ignición y propagándose producto del viento al resto de los coches, provocando daños en 45 colectivos que se encontrarían todos en aparente desuso.

Lo ocurrido la semana pasada no resulta novedoso. En octubre ya se había desatado otro siniestro de igual magnitud exactamente en el mismo galpón de zona noroeste. Entre las fuentes judiciales primó el silencio y la prudencia, mientras rumores se agigantan: la opción de un siniestro provocado tendría varias intencionalidades. Una de ellas, hacerse del cobro del seguro de las unidades.

Se trata de la misma empresa a la que la provincia le quitó la concesión del corredor de la ruta 33, tras el choque frontal de dos de sus unidades ocurrido en febrero pasado, con un saldo de 13 víctimas.

Repetición

A la hora de repasar los incendios en el lugar resulta llamativa la reiteración de los siniestros. En julio de 2015, 32 colectivos de la compañía se quemaron en el en el predio de Sorrento y Provincias Unidas. En el de octubre pasado, nueve colectivos de las empresas Monticas, Las Rosas, Arito, Costera Criolla y Metropolitana fueron arrasados por las llamas. En aquella oportunidad acudieron al predio cinco dotaciones de bomberos.

Ayer, una alta fuente vinculada a la pesquisa deslizó su lectura del informe. "Si hubiese sido accidental, debería existir prueba de cortocircuito y falla técnica, entre otros detalles. Pero acá se está indicando que alguien puso una serie de elementos de fácil combustión para provocar la llama libre y fomentar su esparcimiento al resto de las unidades. Otro dato que no es menor es que los coches estaban asegurados", dijo.

Comentarios