La ciudad
Jueves 15 de Junio de 2017

La oferta a choferes empeoró y la UTA debate si la acepta

Al final, las empresas no acortaron los plazos del aumento salarial cerrado a nivel nacional. Sólo ofrecieron monitorear la inflación mes a mes.

Al final, el municipio y las empresas del transporte urbano no mejoraron la oferta salarial a los choferes y por ahora no hubo acuerdo con la UTA Rosario. En realidad la propuesta elevada ayer al gremio de los colectiveros empeoró respecto a la esbozada el martes: no se acortaron los plazos de efectivización del incremento salarial acordado en la paritaria federal (21 por ciento) y sólo se ofreció hacer un "monitoreo mes a mes de la evolución de la inflación para determinar si hay pérdida del poder adquisitivo". El sindicato debate por estas horas si acepta el ofrecimiento, lejos del 25 por ciento que reclamaban y del plan B que había surgido esta semana.

"Estamos muy cerca de firmar el acta de acuerdo con el gremio", se entusiasmó ante LaCapital el titular de la Sociedad del Estado Municipal para el Transporte Urbano (Semtur), Gustavo Perrone.

Según contó, la Semtur junto a La Mixta y Rosario Bus ofrecieron finalmente a la UTA "establecer una especie de cláusula gatillo mensual, de revisión permanente, del impacto de la inflación en el aumento salarial acordado".

El responsable de una de las tres empresas de transporte local remarcó que, "a nivel federal, el acta paritaria que se firmó hace unos días establecía la aplicación de la cláusula gatillo recién a partir de octubre y aquí la adelantaríamos con el compromiso de hacer el máximo esfuerzo en caso de detectarse un desfasaje, aunque la tendencia parece indicar que la inflación ha comenzado a moderarse".

Perrone aclaró que finalmente no se ofreció un acortamiento de los plazos para efectivizar el aumento salarial cerrado en Buenos Aires. "Fue una opción que se barajó inicialmente, pero luego no prosperó", apuntó.

La idea que manejaban en el Ejecutivo era abonar en dos y no en tres pagos el incremento paritario, y garantizarlo íntegramente durante este año y no postergarlo hasta 2018.

Desde la UTA ningún dirigente del consejo directivo atendió los llamados de este diario para conocer la respuesta a la última oferta. "Están todos los teléfonos cerrados, no van a hablar hasta que se firme el acta", deslizaron allegados al líder del sindicato, Manuel Cornejo.

El interrogante que surgió gira en torno a la posición que adoptará el cuerpo de delegados y las bases ante una oferta menos ventajosa que la inicial para arribar a un acuerdo.

"Todas la partes somos conscientes que lo peor que podemos hacer es ir a un escenario de conflicto y paro. El paro se sabe cuándo arranca pero nunca cómo y cuándo termina y desgasta a todos", advirtió Perrone.

Por su parte, la intendenta Mónica Fein descartó un ajuste en la tarifa del boleto del transporte urbano pasajeros como forma de afrontar la recomposición salarial que reclaman los choferes.

"Cualquier cambio en la tarifa debe pasar por el Concejo. Y no estamos previendo enviar al Concejo ningún mensaje en ese sentido. No hay ninguna posibilidad hoy ni está en nuestros planes ninguna modificación del boleto que, ya ha sido modificado", indicó por La Ocho.

"No espero un escenario de conflicto. Estamos haciendo un gran esfuerzo, promoviendo el diálogo entre los empresarios y la UTA para encontrar un acuerdo y evitar un conflicto de tantos días como el que se vio en la ciudad de Córdoba", agregó.

Luego recordó que el año pasado "Rosario ha aportado 400 millones de pesos al sistema de transporte como subsidios. En los últimos años se incrementó el rol del municipio para compensar la falta de recursos y mantener una tarifa lo más adecuada posible".

Finalmente, reconoció tener buen diálogo con la Casa Rosada cada vez que gestiona subsidios para el transporte. "Pero por ahora no llegan más recursos como a Buenos Aires", cerró.

Comentarios