La ciudad
Miércoles 13 de Septiembre de 2017

La nena intoxicada por su madre con clonazepam ya tiene una familia solidaria

Cuando reciba el alta, la pequeña de quince meses pasará los próximos meses con una familia del interior provincial.

Jazmín, la beba de quince meses a la que su madre le habría suministrado clonazepam y vino espumante, ya tiene una familia solidaria provisoria. La nena, que evoluciona favorablemente en el Hospital Víctor J. Vilela, pasará los próximos meses con una familia del interior santafesino.
Por el momento, la familia provisoria espera que le den el alta a Jazmín mientras desde la Dirección de la Niñez evalúan si los padres biológicos de la nena o alguno de sus familiares más cercanos están en condiciones de criarla. SI no fuese así, la niña quedará a un paso de la adopción.
Desde la Dirección de la Niñez, Claudia Aguilera indicó que ya hay "una familia que está esperando por la bebé. Cuando tengamos el alta médica, en el transcurso de esta semana, va a ser alojada por esta familia".
Al referirse a la madre de la pequeña, la directora del organismo aseveró que "esta joven también es una víctima de todo de todo lo sucedido. Cuando tengamos los informes de fiscalía vamos a tomar contacto con ella y empezar a trabajar". La madre de Jazmín, Georgina O., de 19 años, está detenida y acusada de tentativa de homicidio doloso agravado por el vínculo.
La psicóloga Jorgelina Cortez, del Programa Familias Solidarias, destacó que quienes alojan a la nena son "del interior de la provincia y a veces hay situaciones donde, por la sensibilidad y por la difusión que ha tenido, a los niños los resguarda más no estar cerca del foco sino estar en una comunidad más chica, con un cuidado más cercano".
"Si no hay familiares en condiciones se pedirá que la niña sea declarada en estado de adoptabilidad", destacó.
En cuanto a la salud de la nena, la directora del Vilela, Viviana Esquivel, explicó que Jazmín se encuentra estable y, si bien faltan conocerse algunos resultados, su evolución clínica es favorable. "En toda situación de vulneración de derechos siempre hay un protocolo a seguir", aclaró, y remarcó que también será sometida a "estudios complementarios para evaluar si hubo otras situaciones de vulneracion de derechos".
Desde la Dirección de la Niñez afirmaron que, desde que se conoció el caso de Jazmín, recibieron entre veinte y treinta llamadas diarias para inscribirse como familias solidarias.

Comentarios