Tiempos violentos
Jueves 25 de Agosto de 2016

La Nación quiere desplegar más de 3 mil gendarmes en toda la provincia

Lo remarcó ayer el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, en una extensa sesión informativa en la Cámara de Diputados

El Jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, destacó que la intención del gobierno nacional es "tratar de llegar a 3.030 efectivos de las fuerzas federales en toda la provincia de Santa Fe". La referencia se realizó en la extensa sesión informativa que se desarrolló ayer en la Cámara de Diputados de la Nación. El funcionario recalcó que hay voluntad de "trabajar en conjunto" con la provincia de Santa Fe, reveló que existe cierto malestar por las expresiones públicas que exhibe el gobernador Miguel Lifschitz, y además adelantó que el próximo martes se realizará en Buenos Aires una reunión con la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, y las más altas autoridades del gobierno santafesino, que será determinante para precisar si se puede ampliar el número de efectivos federales en la ciudad.

Ante los legisladores, Peña apuntó que se va a mantener el programa Barrios Seguros, que representa alrededor de 8 millones de pesos de la Nación, en este año. Y advirtió que habrá un aporte de 14 millones de pesos "para equipamientos". Además, en su alocución deslizó intervenciones especiales en lugares específicos como Rosario, Santa Fe, Reconquista, y las fronteras.

También ayer, la ministra Bullrich se reunió en Buenos Aires con distintos referentes provinciales de Cambiemos.

En ese cónclave, el gobierno nacional volvió a exponer su preocupación por el recrudecimiento de la violencia en Rosario y sus alrededores.

Voluntad de colaborar. "Se mostraron dispuestos a coordinar trabajos con la provincia, a coordinar un plan de ayuda de las fuerzas federales. Hay voluntad de colaboración. Se va a elevar una propuesta integral de seguridad al gobierno provincial. No queremos que sea un maquillaje, queremos que sea una propuesta seria, coordinada entre las partes para mejorar la seguridad en Santa Fe", confiaron anoche a este diario los participantes de la reunión.

Así, con este panorama, todo indica que será clave el encuentro que está pactado para el próximo martes, en Buenos Aires, y en el que en principio participarán Marcos Peña, Patricia Bullrich, Miguel Lifschitz y sus colaboradores.

Flagelo. Tras la sesión informativa de Peña, el diputado nacional de Cambiemos, Lucas Incicco, que fue quien le preguntó sobre las políticas de seguridad a aplicar en Rosario y la zona en este contexto de aumento de hechos criminales y de violencia, analizó las palabras del Jefe de Gabinete.

"Mi cuestionamiento fue que en la provincia de Santa Fe, y más particularmente en la ciudad de Rosario, se incrementó en los últimos días la ola de inseguridad que nos viene azotando a todos los santafesinos desde hace muchos años", señaló Incicco.

"Concretamente, el sábado pasado, con Cambiemos hicimos un timbreo nacional y tuvimos oportunidad de salir a charlar con la gente. Y confirmamos algo que ya sabíamos, que en Rosario la principal preocupación es la inseguridad, muy por encima de la inflación y del tarifazo", le recalcó a

La Capital el diputado.

Y continuó: "Viendo que las fuerzas de seguridad de la provincia no pueden encontrarle la vuelta para controlar este flagelo que ha forjado una gran demanda en toda la sociedad santafesina, se transformó en un reclamo a la Nación de envío de tropas federales".

"En definitiva, para nosotros, los santafesinos, esta es una cuestión de vida o muerte, literalmente".

Al momento de desmenuzar el discurso de Peña, Incicco comentó que "la respuesta fue que el gobierno nacional está absolutamente convencido de que hay que trabajar en conjunto y buscando consensos con la provincia". Y aclaró: "Siempre que cada jurisdicción, tanto la Nación como la provincia, se hagan cargo de las responsabilidades y las funciones específicas que tienen cada uno en su área".

El legislador nacional se encargó de destacar que existe cierto malestar en torno a las expresiones públicas de Lifschitiz. "Molesta un poco, y se encargó de expresarlo Peña con bastante énfasis, que cuando el gobernador Lifschitz viene a Buenos Aires y tiene reuniones en privado con funcionarios nacionales, dice una cosa. Pero cuando va a la provincia, dice por los medios otra, siendo mucho más duro y más crítico con el gobierno nacional".

Comentarios