Amenazas de bomba
Miércoles 06 de Septiembre de 2017

La mayoría de las amenazas de bomba partieron de líneas radicadas en Rosario

Gustavo Ponce Asahad aclaró que también hay llamadas con el prefijo 011 de Buenos Aires. "No descartamos ninguna hipótesis en esta investigación", expresó.

El fiscal Gustavo Ponce Asahad, quien investiga la ola de amenazas de bomba en escuelas de Rosario, afirmó que "la mayoría de esas llamadas tienen localización con números radicados en Rosario", pero a la vez confirmó que también "hay un número de comunicaciones que provienen del prefijo 011, es decir de Buenos Aires".

El funcionario del Ministerio Público de la Acusación habló esta mañana sobre el curso de la investigación que tomó hace pocos días para tratar neutralizar la ola de alarmas sobre la presencia de bombas en escuelas rosarinas. Hoy trascendieron dos casos, uno en el Colegio La Salle y otro en la Escuela Técnica Nº 7.

Leer más: Amenazas de bomba: buscan que los padres paguen los gastos de los operativos

En declaraciones a la prensa, Ponce Asahad afirmó: "Estamos haciendo el rastrillaje para establecer la titularidad de las líneas. La mayoría de las llamadas tienen localización con números radicados en Rosario, sin perjuicio de lo cual hay un número de llamadas que provienen con el prefijo 011".

"Hay una gran cantidad de números identificados en la Fiscalía", expresó el fiscal y al momento de hablar de hipótesis agregó: "No descartamos ningún tipo de hipótesis en esta investigación. Estamos ante un delito de gravedad. El delito es intimidación pública. Quienes resulten identificados como autores de este tipo de llamadas afrontarán el respectivo proceso penal".
amenazasbombas.jpg
Uno de los casos ocurrió en el Normal 2.
Uno de los casos ocurrió en el Normal 2.

"Si se trata de menores de edad concurrirán ante el juzgado de menores. Si se trata de mayores, el Ministerio Público de la Acusación efectuará las imputaciones pertinentes bajo esta figura legal. La pena es de 2 a seis años de prisión. Es excarcelable, pero si se encontrare algún tipo de artefacto explosivo la pena se agrava y se eleva de 3 a 10 años", añadió.

Leer más: En un solo día hubo 33 amenazas de bomba en las escuelas rosarinas

"Estamos investigando todas y cada una de las llamadas telefónicas que se han producido por amenaza de bomba. Todas esas causas están en investigación. Si llegaran a aparecer los autores de las mismas todos afrontarán el proceso penal pertinente".
Ponce Asahad afirmó que en Rosario "se está siguiendo un protocolo común. Abordamos esta cuestión con mucha participación de los estados provincial y municipal. Quiere resaltar el acompañamiento de los ministerios de Seguridad y de Educación que pusieron a disposición del Ministerio Público de la Acusación todo tipo de recursos para apoyar esta investigación, como también el respaldo de la intendencia".

Comentarios