La ciudad
Jueves 05 de Octubre de 2017

La Intendencia asegura que hará esfuerzos para no subir el boleto

Si bien el nuevo cuadro tarifario ya está fijado, el secretario de Gobierno aclaró que en 2018 "se analizará y se verá si se pospone"

El secretario de Gobierno del municipio, Gustavo Leone, remarcó que en 2018 "el municipio analizará si aumenta el boleto" de colectivos y que hará esfuerzos para que el impacto no recaiga sobre el bolsillo de los usuarios. La aclaración llegó el día después de que se publicó en el Boletín Oficial el nuevo cuadro tarifario del sistema de transporte, que fija el pasaje en 10,99 pesos, un 13,5 por ciento más que el valor actual, de 9,70 pesos.

Leone explicó que el nuevo cuadro tarifario se dispuso "porque así lo establece la ordenanza que le dio la potestad a la intendenta de fijar la tarifa dos veces al año", pero ratificó la voluntad política de la Intendencia de no trasladar un aumento al bolsillo de los usuarios.

"Lo que se hizo fue cumplir con la ordenanza, pero no se aplicó el aumento y se prorrogó ese cuadro tarifario hasta 2018", dijo el funcionario de la cartera política de la Municipalidad.

No obstante, hizo hincapié en el hecho de que el año próximo "se analizará si se debe aplicar un aumento. Decir que el boleto va a subir en 2018 es hacer futurología", aseguró.

En la misma línea se expresó la titular de la Secretaría de Movilidad del municipio, Mónica Alvarado, quien llevó tranquilidad a los usuarios. "Los rosarinos se tienen que quedar tranquilos, durante 2017 el valor del boleto no cambiará", sostuvo.

"El decreto —siguió—no establece cuándo se va a aplicar el ajuste. El año próximo se volverá a evaluar y se establecerá si se pospone o no y cuánto será el valor. La idea es seguir sosteniendo este boleto y absorber los costos a través del fondo compensador y no que caiga sobre el usuario".

Por lo pronto, la publicación en el Boletín Oficial del nuevo cuadro tarifario generó polémica en el Concejo.

El arco opositor cuestionó la suba "en suspenso" del 13,5 por ciento que decretó el Ejecutivo en uso de las facultades cedidas por los propios ediles. "Buscan pagar el menor costo político posible y se incurre en un problema ético, porque hay ocultamiento de un aumento que ya está tomado", objetó el justicialista Osvaldo Miatello. "Fuerzan una norma y la estiran como un chicle para que no impacte en las elecciones", fustigó el kirchnerista Eduardo Toniolli. "No ayuda en este momento de reactivación económica", sumó Alejandro Roselló, del PRO.

"Evidentemente todo lo que se hace y se deja de hacer en estos días tiene tono marcadamente electoral. El anuncio de la intendenta en su momento fue que no iba a aumentar la tarifa y que no iba a hacer uso de la atribución que aprobó el Concejo, y ahora cambia", planteó Miatello, autor de la ordenanza del ajuste automático.

En diálogo con La Ocho, el edil señaló que "hubo una intención de la intendenta de ocultar este decreto. Es una fórmula de gobernar que no comparto, que es tratar de pagar el menor costo político posible y se incurre en un problema ético, porque hay ocultamiento de un aumento que ya está tomado".

Para Miatello, "se desvirtúa el sentido y el espíritu de la norma. Uno de los sentidos era evitar las discusiones interminables y apuntaba a darle previsibilidad al usuario y a los que brindan el servicio".

Luego, el edil del PJ fue más allá y advirtió: "Si el estudio de costos da un boleto de 13 pesos y la tarifa sigue en $9,70, el sistema está perdiendo 33 millones de pesos por mes. Nadie sabe cómo se cubre, suponemos que las líneas públicas se financian con aportes de rentas generales, pero la privada lo que hace es deteriorar el servicio que brinda a los usuarios".

"En su momento —siguió— el Ejecutivo quería una norma de este tipo para quitarle presión a la discusión a la tarifa del transporte y ahora que la tienen no saben cómo aplicarla. Es compleja esta forma de gobernar".

Toniolli criticó la decisión de Fein de "forzar una norma que establecía plazos precisos para subir el boleto y estirarla como un chicle para no pagar el costo político antes de las elecciones".

A criterio el edil kirchnerista, "esta situación amerita que la oposición vuelva a insistir con la idea de recuperar el poder de fijar el valor del boleto y en especial la calidad del servicio de transporte urbano, que está asociado al debate sobre la tarifa".

"La idea es seguir

sosteniendo este boleto y absorber los costos a través del fondo

compensador"

Comentarios