La ciudad
Viernes 07 de Abril de 2017

La huelga general tuvo una altísima adhesión en el Cordón Industrial

Jorge Kaplán

El paro tuvo un alto nivel de adhesión en el Cordón Industrial, donde el cese de actividades fue total en la administración pública, bancos, escuelas, transporte de pasajeros y de cargas, y en el complejo agroexportador, que incluyó las industrias aceiteras y puertos. En las rutas de la región los peajes levantaron sus barreras, tampoco se expendió combustibles y únicamente abrieron sus puertas pequeños comercios.

"El paro fue total, más del 97 por ciento adhirió a la huelga", resumió Edgardo Quiroga (CGT-San Lorenzo), quien fue uno de los oradores del acto realizado frente al Pino Histórico. La protesta se exteriorizó a través de la movilización y el acto, no se realizaron cortes de rutas, y la adhesión al paro se repitió con matices en otras localidades del Cordón norte como Fray Luis Beltrán, Ricardone, Aldao o Timbúes.

Pablo Reguera, secretario general del Sindicato de Aceiteros (departamento San Lorenzo) explicó: "No hay tren, colectivo, camión, barco, nada, está totalmente parado". Razonó que "estamos obligados a parar por todas las cosas que vienen pasando", y disparó: "Con el paro nos quedamos cortos, tendríamos que haberlo hecho mucho antes".

Quiroga, en tanto, destacó que "el paro fue un éxito, tuvo el impacto en los sectores medios, los compañeros comerciantes, que uno entiende las necesidades que tienen, sin embargo salían a la calle y se ponían a aplaudir la marcha", lo que lo consideró como "un síntoma de solidaridad entre trabajadores y clase media, que es la única posibilidad de enfrentar a las grandes patronales".

También se rindió homenaje a Jonathan Gardini, el trabajador del gremio de Vigiladores arrollado la semana pasada por un camionero cuando estaba en un piquete en uno de los accesos a San Lorenzo. Quiroga insistió en que "fue un asesinato, creemos que alguien lo incentivó".

En el Cordón al sur de Rosario también se registró un alto acatamiento en los sectores industrial y de servicios, aunque no así en el comercio, que según fuentes de distintas localidades, mostró un acatamiento dispar con pocos negocios cerrados en localidades como Villa Gobernador Gálvez, Alvear,General Lagos, Arroyo Seco y Villa Constitución.

En Villa Gobernador Gálvez, el frigorífico Paladini paró, pero apelando a otorgar el día libre a su personal, y se registró escasa actividad en las plantas de Unilever y Cargill, esta última en jurisdicción de Alvear.

En Villa Constitución, en Acindar, como en todo el sector industrial de esa ciudad, no se trabajó y lo propio ocurrió en el sector portuario.

El paro se desarrolló pacíficamente a excepción de unos incidentes frente a la planta de Dreyfus, en Arroyo Seco, y en los que participó un grupo del Sindicato Aceitero que decidió, según el portal Arroyo Diario extender la medida hasta las seis de hoy.

Comentarios