Fenómeno mundial
Viernes 05 de Agosto de 2016

La fiebre por Pokémon Go atrapó a Rosario que tiene al edificio de La Capital como una poképarada

El videojuego que utiliza el proceso de realidad aumentada, está disponible para dispositivos móviles y causa furor en la ciudad.

El videojuego de aventura Pokémon Go captó rápidamente la atención de los habitantes de Rosario. A dos días de su puesta en funcionamiento en el país, la fiebre por esta aplicación se apoderó del interés de grandes y chicos, y se notó ayer en las calles de la ciudad. Poseídos por los celulares, los rosarinos evidenciaron una fervorosa atracción por la captura de estas criaturas digitales en escenarios reales.

Pokémon Go es un juego en el que los usuarios pueden ver, a través de sus teléfonos, a los personajes de la famosa serie animada pasando muy cerca de ellos mismos.

pokego5.jpg
La redacción de La Capital sufrió una invasión de pokemones.
La redacción de La Capital sufrió una invasión de pokemones.


Se disparó como furor en todo el mundo porque es pionero en realidad aumentada. Es decir, combina elementos cotidianos con otros virtuales para la creación de una situación mixta, en tiempo real.

Eso significa que añade información virtual a la información física ya existente. No es sólo realidad virtual ya que no sustituye la realidad física, sino que sobreimprime datos informáticos al mundo real.

Está creado por Niantic Inc. para dispositivos iOS y Android, y sólo se puede desarrollar a través de smartphones aptos para esta aplicación, que se puede conseguir en las tiendas oficiales de Apple y Google. Es "free to play", contiene microtransacciones, pero su descarga y desarrollo son gratuitos.

Pokémon, pokébola, y poképarada, son términos nuevos para entender un juego simple, pero con múltiples opciones que le suman dinámica a su novedosa modalidad.

pokego3.jpg
La redacción de La Capital sufrió una invasión de pokemones.
La redacción de La Capital sufrió una invasión de pokemones.


La pokébola es el dispositivo con un pequeño círculo entre dos mitades roja y blanca, y es la herramienta indispensable para el objetivo del juego: atrapar a estas criaturas digitales, entre las cuales se encuentra Pikachu, el más conocido entre los 151 disponibles.

Las pokébolas son limitadas, pero los jugadores podrán obtenerlas en las poképaradas. O, si desea un atajo, se podrán comprar en la tienda a cambio de monedas virtuales, que se obtienen con dinero real.

En tanto, las poképaradas son espacios de recarga de energía donde se obtienen objetos como pócimas y pokébolas. También están los huevos pokémon, que eclosionarán en un pokémon cuando el jugador haya recorrido una suficiente cantidad de kilómetros.

Al final de todo, esta es otra de las premisas que tiene Pokémon Go: salir al mundo real para gastar la suela de las zapatillas y quemar muchas calorías mientras se capturan a estas criaturas digitales.

pokego4.jpg
La redacción de La Capital sufrió una invasión de pokemones.
La redacción de La Capital sufrió una invasión de pokemones.


En La Capital. En Rosario, donde ya pisó con mucha fuerza, el juego tiene una de las poképaradas en el edificio de La Capital, ubicado en Sarmiento 763. Al pasar por delante de este lugar, los entrenadores reciben recargas y premios.

En otro orden, en determinado momento del juego, cada entrenador deberá elegir un equipo, y entre ellos se disputarán los gimnasios, como se conocen a los espacios para entrenar pokémones, o para desafiar a otros equipos.

Para esto se necesitan entrenadores con experiencia, que hayan recorrido un largo camino. Pokémon Go registra los kilómetros recorridos, y si se suma la captura de los pequeños monstruos de bolsillo, el entrenador podrá incrementar su experiencia para ingresar a los gimnasios y establecer retos.

Desde su estreno mundial el pasado 6 de julio, este videojuego rompió todos los récords de popularidad y esta semana superó las 100 millones de descargas en las tiendas de aplicaciones. Desde hace dos días, también causa furor entre todos los rosarinos.

pokemongo.jpg


Comentarios