La ciudad
Jueves 22 de Mayo de 2008

La esposa de Oberto le pidió a los taxistas que no paren porque no es la solución

Alejandra, la esposa del taxista Sergio Oberto, les solicitó a los colegas de su marido asesinado esta madrugada que “no paren la ciudad” y que no realicen ningún tipo de movilización porque “todos debemos estar de pie” para reclamar justicia.

Alejandra, la esposa de Sergio Oberto, les solicitó a los colegas de su marido asesinado esta madrugada que “no paren la ciudad” y que no realicen ningún tipo de movilización porque “todos debemos estar de pie” para reclamar justicia.

En declaraciones radiales a LT 8, Alejandra señaló hoy que “lo único que pediría es que no hagan movilizaciones porque no tiene sentido. Lo pido en honor a Sergio. No paralicen la ciudad. La ciudad tiene que estar de pie ante la inseguridad. La gente tiene que ir a trabajar, los chicos a la escuela. Tenemos que estar todos de pie para pedir por Justicia. No nos rasguemos las vestiduras. No paren, por favor. Porque dentro de dos días será Juan o Pedro y no habremos solucionado nada”.


“Lo único que sabemos es que a Sergio lo apuñalaron, no sabemos quién o para qué. El no sé resistió. Nadie nos llama, nada. Estamos solos. Estoy con mi hermano Ricardo que es taxista. Todos los días compartía un café en 27 y Corrientes. No lo puede creer”, se lamentó con entereza Alejandra.

La mujer narró pausadamente que diariamente hablaba con su marido sobre el tema inseguridad y recordó una anécdota al respecto cuando su esposo se encontraba sin trabajo: “Cuatro años atrás en el camino de los Granaderos, él paró para defender a una señora a la que estaban robando la bicicleta y le dieron un botellazo. Estuvo casi 15 días internado en el Heca. Cuando le pregunté porqué había hecho eso me dijo que podría haber sido yo o la nena. El recorría todas las zonas porque decía que confiaba en Dios. Todos los días orábamos porque somos muy cristianos. Siempre decía que por qué le iba a pasar algo”.

“Fue un robo inútil, ¿para qué lo iban a matar?”, se preguntó desconsolada la mujer al tiempo que descartó que el móvil haya sido otro que no fuera el robo”.

Comentarios