La ciudad
Lunes 02 de Octubre de 2017

La desregulación no movió el precio del combustible, pero por las dudas se vendió más

Ante el temor de que las naftas aumentaran tras la medida que arrancó ayer, en las estaciones de servicio locales se cargó 20 por ciento más de lo habitual

El temor a que la desregulación del mercado de combustibles, que entró en vigencia ayer en todo el país, se tradujera en un inmediato incremento de las naftas llevó a que las ventas previas del sábado en las estaciones de servicio de Rosario se dispararan un 20 por ciento. Pero, como era de prever, los precios se mantuvieron —hay quienes dicen que así se mantendrán al menos hasta después de las elecciones— y en la cámara que agrupa al sector afirman que "no hay razones para prever aumentos minoristas", aunque todo dependerá de "la política que adopte cada bandera con sus precios".

El viernes pasado el Ministerio de Energía informó a las empresas petroleras que a partir del 1º de octubre (ayer) se liberarían los precios de los combustibles porque el valor internacional del crudo Brent se había ubicado por encima de los precios sostenes vigentes para el petróleo crudo local, de 55 y 47 dólares según las variedades liviana y pesada.

El punto, explicó el síndico de la Cámara de Estaciones de Servicios, Garajes y Afines de Rosario (Cesgar), Daniel Giribone, es que el esquema de precios que rigió hasta el 30 de septiembre estipulaba que si la cotización del crudo internacional Brent superaba esos 55 dólares durante más de diez días seguidos, se caería el acuerdo entre productoras y refinadoras con el gobierno nacional. Y, por consiguiente, se liberaría el mercado.

Ya el mismo viernes, varias empresas petroleras —entre ellas Shell, Axion, Oil y Puma— comunicaron al canal mayorista que aumentarían los combustibles líquidos entre un 10 y un 11 por ciento. Entre esos grandes clientes mayoristas figuran el agro, la industria, el transporte de carga y pasajeros, así como revendedores para otras empresas. YPF, en cambio, no modificó sus valores.

Pero esos incrementos mayoristas no impactaron en el expendio minorista. "En principio, en el nivel de las estaciones de servicio no hay cambio de precios y no tendría necesariamente que haberlos: ni ahora, ni después", afirmó ayer el vicepresidente de la Cesgar y también de la Federación Argentina de Expendedores de Nafta del Interior (Faeni), Marcelo Herrero.

Según el directivo, los precios dependerán de las políticas de "cada bandera", pero "en absoluto" de la desregulación inaugurada ayer. "La gente cree que lo que se liberó es el precio de la nafta, cuando fue del crudo", explicó.

Esa creencia (o su equivalente negativo, la desconfianza) llevó a que el sábado el movimiento en las estaciones de servicio fuera mayor del habitual.

Movido, para ser fin de mes

¿Cuánto por arriba del promedio? Un 20 por ciento, estimó Herrero. Siendo fin de mes, bastante.

"La gente aprovechó a hacer una carga extra, por las dudas", un "ahorro que pasa más por la cabeza" que por el bolsillo, razonó, y toda una tradición argentina.

Para Herrero, la medida de liberar el mercado servirá para achicar una "brecha" que "nunca había sido tan amplia" entre los precios mayoristas y los minoristas.

Giribone, por su parte, dijo que el sábado "hubo muy buenas ventas", pero fue "un día más". El síndico de la cámara también sostuvo que el sector no cuenta con información fidedigna respecto de si la desregulación podría traer o no otro incremento de los combustibles.

Según explicó, las subas de combustibles pautadas con el gobierno para este año fueron las de enero, abril y julio, y había otra prevista para octubre, algo "que justo, por casualidad, coincide con la desregulación que se dio ahora y no en enero del 2018 como se esperaba".

Por ende, si se registrara un nuevo aumento podría tener que ver con ese esquema "y no con la desregulación". De todos modos,Giribone recordó que en lo que va del año los combustibles acumulan un alza del 16 por ciento, guarismo que "acompaña a la inflación" calculada por el Indec en un 15,6 por ciento.

Aun así, otra fuente del sector que pidió reserva de identidad sostuvo que, puertas adentro, la versión es que habrá más incrementos. Sólo que después de las elecciones del 22 de octubre.

Aunque nadie lo dice en voz alta, en el sector presumen que de haber otra suba recién llegaría luego de las elecciones

Comentarios