Islas Malvinas
Domingo 17 de Septiembre de 2017

La ciudad guardará el símbolo de un héroe que murió en la Guerra de Malvinas

Familiares del teniente Alfredo Vázquez, que murió en la Guerra de Malvinas, entregaron un sable que se exhibirá en el Monumento a la Bandera.

La Sala de Honor del Monumento Nacional a la Bandera custodiará el legado de un auténtico héroe rosarino. Es que la familia del teniente post mórtem Alfredo Jorge Vázquez le entregó a la ciudad el sable del uniforme de gala del piloto militar que fue abatido en combate sobre las islas Malvinas en junio de 1982. Sus hermanos, Mónica y Fabián, cedieron formalmente este símbolo de coraje en un emotivo acto de homenaje que se desarrolló en el Monumento a los Héroes de Malvinas, que contó con la presencia de la intendenta Mónica Fein, autoridades civiles y militares, referentes de la Fuerza Aérea Argentina, compañeros y ex combatientes.

   Fue un gesto emocionante. Un justo reconocimiento para el pibe de barrio Cura que descubrió la aviación y se convirtió en héroe en Malvinas, con sólo 24 años, con muchos sueños por delante y vastos cielos por surcar.

En una guerra desigual, el "Gordo", como le decían todos, se animó a volar a más de 400 km por hora con su Douglas A-4 B Skyhawk pegado al nivel del mar para eludir radares y batir buques ingleses.

   Murió seis días antes de que finalizara el conflicto bélico, cuando su A-4 fue alcanzado por los misiles británicos.

Vázquez, con su férrea determinación y la nobleza de su comportamiento para defender a la patria, dejó un mensaje, una huella indeleble y ahora el sable de este héroe rosarino se guardará en el ícono máximo de la ciudad que lo vio nacer.

   Durante el homenaje merodearon muchas remembranzas rosarinas. De pibe, al "Gordo" le gustaban los deportes y nadaba en las piletas de Provincial y Newell's. Ganó medallas, y muchos amigos.

Amaba el folclore y los libros de historia. Solía atreverse con la guitarra y el piano. Como alumno pasó por las aulas de la escuela Padre Cantilo y República del Líbano, y luego por el Superior de Comercio en la etapa del secundario.

Enmarcado en el inmenso amor de una cálida familia de clase media, su evidente fascinación por los aviones lo llevó a ingresar a la Fuerza Aérea, a perseguir anhelos detrás de los colores de una bandera, y a transformarse en ejemplo de entrega, resignación y una enorme valentía.

   Nació en Rosario en noviembre de 1957 y se desempeñó como piloto militar durante el conflicto de Malvinas con el grado de alférez. Por su heroico combate durante el ataque a Bahía Agradable, el 8 de junio de 1982, mientras piloteaba un Douglas A-4 B Skyhawk en el que fue derribado, se lo ascendió pos mórtem al rango de teniente y se le otorgó la Medalla al Valor en Combate.

   El gobierno argentino lo incluyó en el listado de los "héroes nacionales" fallecidos en combate en Malvinas.

   Del acto de homenaje participaron muchas autoridades de la Fuerza Aérea: el brigadier mayor Oscar Chagadía, comandante de adiestramiento y alistamiento; el brigadier Víctor Sybila, jefe de la quinta brigada aérea; el comodoro Carlos Chanda, director del Liceo Aeronáutico y representantes del estado mayor de la Fuerza Aérea.

   Tras la entrega del sable, la intendenta Fein destacó que "es un honor, en nombre de la ciudad de Rosario, recibir el sable de un héroe como el teniente Vázquez. Alguien que dejó la vida defendiendo los derechos y la soberanía de la Nación".

   Durante el emotivo encuentro también sobrevoló una escuadrilla de tres aviones de combate Pucará, aeronaves que también participaron de las acciones bélicas en el Atlántico Sur.


Comentarios