Casamiento de Messi
Domingo 02 de Julio de 2017

La boda de Leo y Antonela llevó la música y diversión hasta que salió el sol

No bailaron el típico vals de los novios, pero sí hubo mucho ritmo, que contagió alegría a la familia y amigos de la pareja rosarina.

A escasos minutos de las 8 de ayer, el disc jockey tuvo que cortar la música después de 15 minutos de alargue solicitado por el novio. Y fue así, porque si hubiera sido por los invitados al casamiento de Lionel Messi y Antonela Roccuzzo, la fiesta habría seguido un poco más. La Capital accedió a todos los detalles de lo que varios coinciden en señalar fue la celebración con mayor cantidad de bailarines y bailarinas en la pista. Lo que se dice un verdadero éxito, que coronó la alegría de los recién casados. Y para que no queden dudas, la pareja tatuó su amor con la fecha del viernes en números romanos. Por estas horas, los Messi emprenden sus vacaciones.

Conga, conga y más conga. Así se puede calificar lo que se vivió entre las primeros minutos de ayer y las 7.55, cuando Danilo Michaut, el DJ de más de 20 años de trayectoria en eventos sociales, tuvo que ponerle punto final a la fiesta más importante del año. Un encuentro que la agencia Nueva Comunicación acercó a la prensa.

Los actuales y ex jugadores del Barcelona, como Cesc Fábregas, Jordi Alba, Neymar, Luis Suárez, Gerard Piqué, Javier Mascherano, Dani Alves, Xavi Hernández y los compañeros de la selección, como Nahuel Guzmán, Martín Demichelis o Ezequiel Pocho Lavezzi estuvieron en la pista la mayoría de la fiesta.

Tramo a tramo, este diario pudo reconstruir a cada instante lo que ocurrió entre las mesas y a la hora de mover el esqueleto. En materia de amenización, hubo música para todos los gustos: cumbia santafesina, cumbia pop y los shows en vivo y con orquesta completa de Márama y Karina, "La Princesita".

Después llegó un súper cotillón con pulseras electrónicas computarizadas al ritmo del dance. Los novios estuvieron en andas bailando en las alturas y hasta los lanzaron por los aires varias veces.

Leo y Anto, una vez convertidos en esposo y esposa, ingresaron al salón junto a todos los invitados. No hubo "tema de entrada", ni vals de los novios. Pero los pies de los 260 invitados se empezaron a mover con la versión original de Lucas Sugo: "Cinco minutos". El tema, conocido y pegadizo, sirvió para colar la primera tanda con cumbia, reggaetón (no faltó "Despacito"), después de una cerecepción muy bien regada y servida.

Hubo un corte en la movida para dar paso a que los mozos sirvieran entre las mesas el lomo asado del plato principal y con amenización se siguió incluso hasta el postre. Fue allí, a la medianoche, cuando Marcelo Tinelli y Guillermina Valdes ingresaron al centro de convenciones del complejo City Center.

tinelli1.jpg
Marcelo Tinelli y su pareja, Guillermina, llegaron a la medianoche. El conductor se hizo una selfie con los padres del crack rosarino.
Marcelo Tinelli y su pareja, Guillermina, llegaron a la medianoche. El conductor se hizo una selfie con los padres del crack rosarino.

Acomodado ya el conductor de ShowMatch, fue el momento para "Andas en mi cabeza", de Chino y Nacho.

Hubo un salpicado de música hasta el primer show en vivo: Márama, con un set de ocho enganchados hiteros. Fue el punto más álgido. Todos a la pista. Ya muy arriba, volvió la música del DJ. "Los novios bailaron toda la noche, con mucha onda, muy felices", confiaron varias fuentes a este medio.

Después de lucir su deslumbrante vestido de novia, Anto hizo un cambio de ropa y mostró otro diseño muy elegante, pero más liviano para el baile.

El grupo Cumbia Nena ayudó para que siguiera la fiesta durante la madrugada. Muchos de los asistentes se sorprendieron por la cantidad de gente permanente en la pista, que gastó la suela de los zapatos a estrenar. Y los jugadores de la Selección no estuvieron ajenos.

Y llegó el momento más esperado para las solteras: el lanzamiento del ramo de la novia, con la cortina de "Single ladies", de Beyoncé. Karina, La Princesita se subió al escenario junto a todos sus músicos para deleitar a todos los invitados con sus hits. La acompañó Leo, Anto y el Kun

Cuando la madrugada se tornaba en mañana, llegó el show lumínico de la noche: los invitados recibieron pulseras electrónicas computarizadas que, en coordinación seguían el ritmo de "Ping pong", de Marc Henderson. La tradición indicaba la llegada del cotillón: sombreros con brillos y explosión de papelitos.

Entre ritmo brasileño, cuarteto y canciones nacionales, llegó el tiempo para el trencito y el carnaval carioca.

A las 7.30, se cortó la música, pero, a pedido de Lionel, hubo un alargue de unos 15 minutos. El novio fue por más: pidió Los Palmeras con "Por primera vez".

Durante toda la noche, luego de la cena, los invitados tuvieron a disposición hamburguesas, papas fritas, sándwiches y una mesa dulce "gigante", como dijo un asistente. A ambos lados del salón, dos barras de tragos con 8 barmans en cada una.

Los niños tuvieron sus comodidades. Un kinder con grandes pantallas, videojuegos, entretenimiento y hasta un sector con cunas y camitas para los más pequeños. Extenuados, los invitados comenzaron ayer a volver a sus destinos.

Comentarios