La ciudad
Miércoles 08 de Febrero de 2017

La anunciada suba del pan aún no llega a las góndolas

En las panaderías del centro el kilo se vende entre 30 y 40 pesos, a pesar de que la Federación Nacional de Panaderos ya avizora incrementos del 35 por ciento.

En el arranque del año, el precio del kilo de pan en el centro rosarino varía entre 30 y 40 pesos. Más allá de las dificultades provenientes de las variables económicas expresadas por los representantes gremiales, la mayoría de las panaderías locales no exhibe aumentos desde noviembre. Casi todos argumentan que se ven obligados a absorber y manejar con esfuerzo las modificaciones en los costos de la harina y de los servicios, para que sus productos puedan seguir llegando a los destinatarios.

A pesar de que los precios no expusieron subas en los últimos 3 meses, queda claro que existe una situación de tensión detrás del kilo de pan. Así lo aseguró Jorge Vitantonio, referente de la Federación Nacional de Panaderos, quien adelantó que "habrá un aumento de hasta un 35 por ciento en el precio final en las góndolas".

"Es que aumentaron todos los costos de producción en general. La harina bajó en su momento, por eso se pudo mantener el precio, pero ahora ya recuperó su precio y, sumado a los aumentos anunciados que inciden en el precio final, se arribó a una posición muy complicada y seguramente habrá que aumentar el costo", explicó Vitantonio.

En las panaderías del centro rosarino todavía no hay señales concretas de estos importantes incrementos. Por lo pronto, cada una intenta sobrellevar el verano, una estación que por sí sola le impone un menor consumo y además no permite ubicarlo como tramo de referencia consistente.

En un tradicional local de 3 de Febrero al 1100, el kilo de pan se ofrece a 30 pesos. "Nosotros tratamos de no llevar directamente todas las variantes al precio del pan. Generalmente tratamos de ser cuidadosos y hacemos dos actualizaciones anuales en el precio, si es que lo consideramos necesario", comentó un responsable del negocio.

Sobre los hábitos de consumo de la gente que compra en ese lugar, aseguró que "no hubo grandes cambios". Y agregó: "Los rosarinos siguen comprando pan. Y compran lo que les alcanza con la plata que tienen".

En el comercio de la esquina de 3 de Febrero y Maipú, el kilo de pan se vende a 35 pesos. "En los últimos meses no hemos tenido que aumentar el precio. Por suerte se mantiene en los mismos números, y eso también se refleja en el funcionamiento de la confitería en general. Seguimos vendiendo de la misma manera", contó la cajera.

En tanto, en la panadería de Juan Manuel de Rosas y Montevideo, el kilo de pan oscila en los 40 pesos. Las vendedoras de ese local confiaron que "no hay aumentos desde octubre" y que el movimiento en ese comercio "es el habitual", teniendo en cuenta la etapa del año que repercute en un margen menos de ventas.

Conductas

Todos remarcaron que no hubo cambios en la conducta de los compradores. "La gente sigue comprando pan. Como es un producto de primera necesidad, se nota que tratan de que no sea una variable de ajuste en la economía familiar", apuntaron.

Por su parte, en una reconocida panadería de Santa Fe al 1000 el precio del kilo de pan ronda los 43 pesos. "Nosotros no tenemos aumentos desde hace varios meses", sostuvo una de las responsables de la emblemática confitería rosarina.

"La verdad es que la gente que acude a panaderías como estas es de clase media y alta, y por eso siguen comprando de la misma manera. Por suerte, todavía no se sintió un sacudón en el consumo de pan", advirtió la mujer.

"Además, la mayoría de los clientes se mantiene porque valora la calidad del producto que ofrecemos. En estos casos, la marca, y la tradición en este rubro, también inciden en el comportamiento de las ventas. Eso siempre ayuda a atraer clientes permanentemente", se encargó de remarcar.

De acuerdo a la recorrida por panaderías que efectuó este diario, el rango de precios del kilo de pan también puede llegar hasta los 55 pesos, pero se exhiben en locales aislados, de alta categoría, que tienen servicio de bar incluido, y que el pan, como la mayoría de los productos, se vende por piezas. Por esas cuestiones, no merecen establecerse como parámetros de referencia para la elaboración de este informe.


Por ahora, nada

En todos los casos encuestados, los responsables de las panaderías del centro rosarino confiaron no saber "nada" de los posibles aumentos que refirieron desde la Federación Nacional de Panaderos. De todas maneras, admitieron que la inestabilidad económica nacional los obliga a "estar atentos" a las modificaciones que puedan surgir.

Comentarios