La ciudad
Jueves 10 de Agosto de 2017

La ampliación de Circunvalación ya logró bajar un 33 por ciento los accidentes

Según datos oficiales, se pasó de 453 siniestros en 2012 a 304 en 2016. Las víctimas fatales descendieron de 16 en 2014 a dos en lo que va del año

La conversión de la avenida Circunvalación en autopista urbana, cuya obra está a punto de concluir, ya logró mejorar los indicadores viales de la traza. Allí, en cinco años los accidentes bajaron un 33 por ciento, pasaron de 453 en 2012 a 304 en 2016. La cantidad de víctimas fatales tuvo sus altibajos, pero de 16 fallecidos registrados en 2014 se redujo a dos en los primeros siete meses del año en curso. Desde Vialidad Nacional atribuyeron la mejora en la disminución en la siniestralidad a la concreción del tercer carril en gran parte de la arteria. Y en paralelo destacaron que desde que arrancó la reforma, en 2009, el flujo de tránsito subió un 50 por ciento: pasando de 40 mil a 60 mil vehículos que la atraviesan por día.

Las cifras de flujo de tránsito impactan aún más cuando se las analiza a escala. En ese sentido, desde el inicio de 2017 hasta el 31 de julio pasado circularon por la autopista urbana de Rosario unos 11 millones de vehículos.

Entre esos rodados se produjeron 187 accidentes, con 86 lesionados y sólo dos fallecidos. En ambos casos, según Vialidad, las condiciones de la infraestructura vial no tuvieron influencia.

Pese a que los siniestros están en franco descenso, en la Circunvalación de Rosario se producen unos 26 accidentes por mes, casi uno por jornada a lo largo de sus 30 kilómetros de traza.

Según datos oficiales a los que accedió LaCapital, en 2009, cuando se inició la obra, con unos 40.000 vehículos promedio de tránsito diario, se dieron 113 intervenciones de la patrulla de asistencia vial destacada por la contratista en la obra. De esa cantidad, en cinco oportunidades se registraron fallecidos.

El pico de siniestros se evidenció en 2012, con 453 siniestros, en especial por frenadas bruscas que se dieron cuando, por razones de avance de las obras, se mantenían varias reducciones de carriles por los trabajos.

Estas intervenciones por obras se combinaban habitualmente con la falta de atención de parte de los automovilistas de la señalización preventiva y, fundamentalmente, por el no respeto de la velocidad indicada por ser una zona de obra de 60 kilómetros por hora.

En cuanto a los fallecidos de ese año 2012, sumaron diez personas. Hace cinco años el volumen de vehículos estaba en franco ascenso y ya pasaban por la arteria 50.000 rodados por día, en promedio en los sectores más transitados.

En la evolución de la siniestralidad de Circunvalación, se evidenció a partir de 2013, con las habilitaciones parciales por tramos de los sectores con tres y cuatro carriles, un descenso progresivo y sostenido de la cantidad de siniestros.

En 2013 hubo 415 accidentes, en 2014 fueron 353 y en 2015 se contabilizaron 371. El año pasado la cifra final fue de 304 impactos, mientras que en los primeros siete meses de 2017 suman 187 los choques.

Por el lado de los siniestros con consecuencias fatales, a partir de 2014, cuando hubo 16 fallecidos, se fue reduciendo esta cantidad hasta llegar a sólo dos en lo que va de 2017.

A la par, con la mejora en los niveles de servicio del corredor, se incrementó en forma paulatina el movimiento de vehículos, alcanzando en la actualidad una tasa diaria promedio de 60.000 vehículos que transitan, un 50 por ciento más que en 2009.

Para las autoridades, "la mejora en la infraestructura vial reduce la cantidad de siniestros, siempre que las normas de velocidad y maniobras de cambio de carril sean respetadas por los conductores".

Al respecto recordaron que, tal como informó ayer este diario, se encuentran avanzadas las gestiones con la Municipalidad de Rosario para colocar tres radares en puntos clave de la arteria para controlar la velocidad.

La preocupación de los funcionarios de Vialidad y de la Intendencia es que hacia fines de año, cuando esté concluida la reforma, se permitirá circular a 100 kilómetros por hora, frente a los 60 de máxima actual.

Por lo bajo, los equipos técnicos de ambas jurisdicciones admitieron que en tramos amplios de la arteria, en especial entre las rutas 33 y 34, donde hay cuatro carriles, ya se detectan rodados que superan largamente ese límite.

De allí la necesidad de controlar y sancionar esas contravenciones con multas severas, que se ajustan con el aumento de la nafta.

"La mejora en la infraestructura vial reduce los siniestros si los conductores respetan las normas"

Comentarios