Accidente en la ruta 33
Sábado 25 de Febrero de 2017

Investigan las causas del accidente que dejó 12 muertos al chocar dos micros en la ruta 33

Las unidades de la empresa Monticas chocaron violentamente en el kilómetro 779, entre las localidades de Pérez y Zavalla.

Según una de las hipótesis que evalúan los investigadores, sería el reventón de un neumático la causa que desató la tragedia vial, una de las más importantes en la historia de la provincia de Santa Fe. Dos colectivos, ambos de la firma Monticas, colisionaron de frente a la altura del kilómetro 779 en la ruta 33, entre las localidades de Pérez y Zavalla, con un saldo de 12 muertos y 34 heridos (seis de ellos de gravedad) internados en diferentes hospitales de la región. El accidente que terminó con los dos rodados sobre la zanja paralela a la traza se produjo hacia las 11.20, a unos dos mil metros de la "curva de la muerte" y por el siniestro la arteria vial estuvo interrumpida en su totalidad gran parte de la jornada.

El corredor entre Rosario y Casilda tiene a Monticas como la principal empresa que conecta ambas ciudades y las localidades intermedias, a través de coches urbanos e interurbanos.

Ayer, en una jornada agobiante de extremo calor, el colectivo de menor porte iba en sentido este-oeste cuando, según las primeras informaciones extraoficiales, la explosión de su neumático delantero izquierdo hizo desestabilizar al vehículo. En la perdida del control viró hacia el carril contrario donde desafortunadamente impactó frontalmente contra el ómnibus que circulaba en sentido contrario. Otra de las líneas investigativas que abrió un testigo presencial es que uno de los choferes habría intentado una maniobra de sobrepaso, sin advertir que el otro colectivo circulaba en sentido contrario.

Tras el impacto, ambos fueron a dar al profundo zanjón que corre paralelo a la ruta 33. Los coches quedaron incrustados hacia abajo y uno al lado del otro, inclinados a 40 grados sobre la banquina. La ruta se encuentra varios metros por encima de esta zanja y dejó a los vehículos con la parte posterior suspendida en el aire.

Las escenas fueron dantescas. Según algunos socorristas, los asientos de los pasajeros se desmontaron del piso de cada unidad, al igual que los caños para sostenerse, y por el efecto de la inercia del choque más el despiste hacia la zanja, se amontonaron hacia adelante, produciendo el aplastamiento de muchos heridos y muertos. La mayoría de los cuerpos fueron encontrados en el frente de ambos colectivos, incluso se indicó que al menos dos fueron encontrados debajo de ellos.

La magnitud de la colisión se puede medir en sus consecuencias. El chofer del colectivo que circulaba hacia Zavalla sufrió la mutilación instantánea de sus piernas y falleció. También otros cuerpos quedaron destrozados por el choque.

Minutos después, varias dotaciones de ambulancias se hicieron presentes en el kilómetro 779 de la ruta 33 para socorrer a las víctimas. Entre gritos, hierros retorcidos y vidrios esparcidos, los paramédicos rescataron a una treintena de pasajeros.

También se hicieron presentes dotaciones de bomberos de Rosario, Pérez, Zavalla y Alvear, entre otros. También comenzaron a vallar el lugar y a trabajar en el rescate personal de la Dirección Provincial de Protección Civil, y diversas agrupaciones policiales, junto a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), agentes de tránsito de las localidades aledañas y la Agencia Provincial de Seguridad Vial.

El calor y la sensación térmica por encima de los 40 grados tornó la tarea de los rescatistas en un verdadero calvario. Gazebos, botellas de agua, búsqueda de sombra fueron necesarios para mantenerse varias horas en el lugar.

Recién hacia las 15, las ambulancias que llegaron para trasladar las víctimas al Instituto Médico Legal se estacionaron en hilera sobre la ruta en medio del rayo del sol. Luego, vendría la participación de operarios con palas, para con una máquina vial contribuya a retirar los dos colectivos y así poder normalizar el tránsito en la zona, condición que se logró recién a las 19.30.

El siniestro recayó en manos del fiscal Walter Jurado, quien acudió al lugar para las primeras pericias. "No tenemos la causa; si fue el reventón de un neumático o una mala maniobra. Está determinado que fue un choque frontal", indicó el funcionario ante LaCapital para agregar: "Está trabajando el gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI), y se secuestraron los tacógrafos de los vehículos que se van a peritar. Esta información y otra que se colecte servirá para establecer la mecánica del accidente".

Buscando evidencias

Extraoficialmente una fuente indicó que el velocímetro del rodado de menor porte se habría trabajo en 90 kilómetros por hora. "Con el correr del tiempo, con toda la evidencia colectada se verá si hace falta alguna otra pericia. Esto determina si hubo falla humana, mecánica, o caso fortuito", apuntó Jurado.

En medio de la espera periodística, el gobierno provincial, a través de su titular de Protección Civil Marcos Escajadillo, había contabilizado 13 muertos, pero el error involuntario fue luego subsanado al corregir la información oficial: 12 muertos y 34 heridos.

Diez de los lesionados fueron derivados al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), siete al Hospital Centenario, otros siete al Provincial, tres al policlínico Eva Perón, uno al Pami II, y cuatro en el Carrasco. Otros dos fueron atendidos en el hospital de Casilda.

Cuando aún el calor agobiaba, ya sobre la tarde-noche, y luego del traslado de los muertos, la pala retroexcavadora retiraba las unidades siniestradas. El operativo del corte al tránsito complicó la circulación al egreso de Pérez.

Comentarios