La ciudad
Domingo 26 de Febrero de 2017

Intiman a Aguas a medir la calidad de aire en su planta

Medio Ambiente le exigió que realice un monitoreo. Vecinos de Arroyito denunciaron que la firma contamina y les genera problemas de salud.

La Secretaría de Medio Ambiente de la provincia exigió a Aguas Santafesinas SA (Assa) la realización de un monitoreo de calidad del aire y material particulado para determinar si el funcionamiento de la planta potabilizadora de barrio Arroyito produce contaminación ambiental en las manzanas linderas. El pedido llegó después de que los inspectores del área constataran "una cantidad importante de material particulado sedimentable en los alrededores de la planta", según explicó el titular de la repartición, César Mackler. Desde la distribuidora, anunciaron la licitación de obras en el sector donde se acumulan los químicos necesarios para potabilizar el agua.

   Las acciones llegaron después de que un grupo de vecinos del barrio Arroyito se movilizara para denunciar los problemas con los que conviven desde hace tiempo. Según advirtieron tanto a las autoridades de Assa como a las del Ente Regulador de Servicios Sanitarios (Enress) y a Medio Ambiente, las calles cercanas al el galpón de descarga de los insumos usados para potabilizar el agua se ven frecuentemente invadidas por una nube que les provoca irritación en los ojos y problemas en las vías respiratorias.

   Víctor Fernández es ingeniero industrial, con un posgrado en gestión ambiental, y está al frente de los reclamos de quienes viven en la calle Del Valle Iberlucea al 400. Para el profesional, en el barrio existe una situación de polución grave. "En la potabilización de agua se utilizan sulfatos, cal y cloro. Y, por posibles problemas en el estado de las instalaciones de la vieja planta que opera Assa, se está emitiendo polvo químico (cal, sulfato de aluminio) y otros gases irritantes, que quedan en suspensión sobre las viviendas del área".

Imágenes   

En el expediente que resume las quejas de los vecinos, se adjuntan numerosas fotos que captan una nube de partículas flotando sobre las calles y partículas, posiblemente residuos de cal, acumuladas en los cordones de la vereda y en terrazas y escaleras de las viviendas.

   "Los vecinos vienen desde hace bastante tiempo reclamando en forma individual por este problema", señaló Florencia Sivori, abogada del Taller Ecologista y especialista en temas medioambientales. "Lo más visible es el polvo de cal que se encuentra después tirado en la vereda, pero no sabemos si hay algo más, otras sustancias que se puedan esparcir", relató.

En septiembre pasado, se inició un expediente en Medio Ambiente para denunciar "la grave situación de polución ambiental que afecta a la población vecina a la planta". Y en noviembre se insistió con un pedido de pronto despacho para que la repartición intervenga y "constate el estado de contaminación" denunciado.

   Semanas después, los inspectores provinciales constataron la existencia de "una cantidad importante de material particulado sedimentable en las inmediaciones de la planta", indicó Mackler. No obstante aclaró que se trata del "polvillo que ensucia y no se hallaron partículas en suspensión, es decir, aquellas que ingresan a los pulmones".

   De todas formas, el funcionario, indicó que la empresa se comprometió a realizar una serie de obras para mitigar la situación (ver aparte). Por eso, se intimó a la firma del estado provincia a llevar a cabo un monitoreo de la calidad del aire antes y después de la realización de los trabajos.

   Los resultados de los estudios aún no se presentaron, "pero sí un plan de obras para mitigar la situación", destacó el funcionario. Y precisó que "igualmente, cuando finalicen los trabajos, se pedirá un monitoreo para corroborar que no haya problemas y los vecinos puedan estar tranquilos".

La empresa promete la realización de obras

El gerente de Relaciones Institucionales de la empresa Aguas Santafesinas (Assa), Guillermo Lanfranco, indicó que se están terminando de elaborar los informes solicitados por la Secretaría de Medio Ambiente provincial en relación al funcionamiento de la vieja planta de agua. El funcionario indicó también que en los próximos meses se licitarán obras para disminuir "los problemas" que la liberación de los químicos utilizados para potabilizar el agua podrían causar al barrio.
   Según describió Lanfranco, se trata de una inversión de unos diez millones de pesos que permitirá construir un recinto de material para "cubrir el espacio de operación de los insumos", dotado de un ancho y alto suficientes y de mecanismos de seguridad adecuados como ventilación, alarma y "todo lo necesario para manipular insumos con el menor impacto".
Problemas   
Y reconoció que actualmente "existen problemas" durante la estiba de los productos utilizados para potabilizar el agua. "Algo puede quedar suelto y, si hay viento, provocar trastornos", apuntó.
   De todas formas, confió en que los pliegos para la licitación de los trabajos estarán listos en las próximas semanas, con el objetivo de empezar las obras, a más tardar, en junio.

Comentarios